24 oct. 2011

폭풍...


La tormenta descarga con fuerza... es dura, larga, agotadora...
Pienso en rendirme, pero no, la calma siempre llegará...
Bajo esta tormenta sueño con el cielo azul,
con los rayos del sol calentando mi piel con suavidad,
con la brisa de la calma meciendo mi pelo...
Puedo sentir como la lluvia hace que la ropa se pegue a cada milímetro de mi piel, haciéndome sentir prisionera,
pero se que en cuanto escampe podré ponerme algo seco y confortable...
Antes tenía miedo de esta tormenta, pensaba que me inmovilizaría,
pero me niego a dejarme vencer...
porque hasta las tormentas más grandes pasan...
Y cuando el cielo vuelva a estar despejado...
recogeré los trozos resquebrajados de lo que un día fui
y me reconstruiré...