26 dic. 2012

Si profano con mi indigna mano este sagrado santuario...

- Si profanara con mi mano indigna este sagrado altar, pecado de amor fuera.
Ruborosos peregrinos, mis labios prestos estarían a hacer penitencia para borrar tan brusco tacto con un tierno beso.

- En poco estimáis vuestra mano, buen peregrino, que sólo muestra humilde devoción; pues hasta los santos tienen manos que los peregrinos con las suyas tocan, y el tocar palma con palma es el santo beso del palmero.

- Y los santos, ¿No tienen labios? ¿Tampoco los santos peregrinos?

- Sí, peregrino, labios que han de dedicar en la oración.

- Pues entonces, amada santa, que hagan los labios igual que las manos, que recen para que la fe no se vuelva desesperación. 

- Los santos no se mueven, aunque acceden a las plegarias.

- Entonces no os mováis, mientras recojo el fruto de mis plegarias, así, gracias a los vuestros, mis labios limpios quedan de pecado.



- Ahora tengo en mis labios el pecado de los vuestros.

- ¿Pecado de mis labios? Oh falta dulcemente reprochada, ¡Devolvedme mi pecado! 



22 oct. 2012

And thought I may not look like much...

... but I'm yours

Puede que no tenga el tacto más suave
Puede que no diga las palabras como tales
Y aunque puede que no sea gran cosa
Soy tuya

Y aunque puede que mis bordes sean ásperos
Nunca siento que soy suficiente
Y puede que no parezca mucho
Pero soy tuya


301

18 oct. 2012

Vacío de inspiración

No soporto la angustia del no tenerte, pero el soñar contigo es tan hermoso, que hace más llevadera la espera.

3 oct. 2012

301

«Lo que voy a decirte cuesta de entender y resulta imposible de admitir, pero si tienes la bondad de escuchar mi historia, si tienes la bondad de confiar en mí, quizás acabes creyéndome, y es muy importante, porque eres, sin saberlo, la única persona del mundo con quien puedo compartir este secreto»
Et si c'était vrai. Marc Levy.

26 ago. 2012

私 は ただ あなた の ため

«Se que, aunque todavía no hayas llegado a mi, te quiero»

Llevo haciéndolo tanto tiempo, que no sabría decirte con certeza desde cuando. Mi alma gemela. Se que pronto llegarás y podremos ser felices. Se que nuestra oportunidad anda cada vez más cerca, escondida entre los rincones más insospechados, a los cuales todavía no hemos conseguido llegar; entre los matices más sutiles; a un beso de distancia en el camino del coraje.
Dejemos que el tiempo, caprichoso en sus designios, disponga la ocasión. Yo mientras te esperaré paciente junto a la ventana contando las nubes que han pasado y las que faltan para que estés a mi lado.

12月14日2011年

15 ago. 2012

Mirror mirror

Todos nos hemos quedado mirando nuestro reflejo alguna vez mientras pensamos.
Pensamos en diversas cosas, en lo que nos ha sucedido recientemente, en lo que hemos estado viviendo las últimas semanas, meses, incluso años.
A veces llegamos a pensar en lo monótona que ha podido ser nuestra vida hasta el momento, o podemos centrarnos en los pequeños instantes que nos han detenido el corazón por un segundo.
Anhelar ese mini infarto al sentir un roce, una caricia, una mirada... querer con todas tus fuerzas que sea más duradero; cada día, cada instante, a cada segundo. No cansarte jamás de sentir.



Llegó el momento de ser fuerte de nuevo. Mira al espejo, sécate las lágrimas. Aquí nadie ha llorado. Respira hondo y prepárate para volver al campo de batalla. Todavía queda guerra por delante y hay que ganarla de manera individual. Aunque duela.

4 ago. 2012

- The host -

"...Porque nosotros no éramos unos derrochadores. Hacíamos que todo fuera mejor, más pacífico y hermoso. Y los humanos eran brutales e ingobernables. Se habían estado matando los unos a los otros con tanta frecuencia que el asesinato se había terminado convirtiendo en parte de su vida normal. Las variadas torturas desarrolladas a lo largo de los milenios de civilización humana habían sido demasiado para mi; no había sido capaz de soportar ni siquiera los escuetos panoramas generales oficiales. El fuego de la guerra había hecho arder la superficie de casi todos los países. Un tipo de asesinato consentido, organizado y brutalmente efectivo. Quienes vivían en naciones donde imperaba la paz habían mirado hacia otro lado mientras los miembros de su propia especie se morían de hambre en el umbral de sus puertas no había ningún tipo de igualdad en la distribución de los abundantes recursos del planeta. Y para añadir aún más maldad, sus retoños, la siguiente generación, a la que los de mi especie casi veneraban por que constituían una auténtica promesa, habían sido demasiado a menudo víctimas de crímenes abyectos. Y no solo a manos de extraños, sino alas de las personas de las que dependían, en las que confiaban plenamente. Incluso se había puesto en riesgo a todo el planeta debido a los errores causados por la desidia y la codicia. Nadie podía, después de comparar lo que había sido y lo que era ahora, no admitir que la tierra era un lugar mejor gracias a nosotros..."


The host. Stephenie Meyer.



29 jul. 2012

All of my memories keep you near.


Hoy siento la necesidad de desahogarme, de confesar. Probablemente no sea nada demasiado serio ni demasiado importante, pero esta sensación de soledad me tiene hastiada. 
Quizás exagero, vale, a fin de cuentas quizás lo único que hago es dar demasiadas vueltas a una misma idea que, por mucho que me empeñe, no sucederá antes de lo previsto; pero saber todo esto no evita el que lo piense, por eso necesito olvidarlo expresándolo de algún modo. 
- En momentos así es cuando pienso que debería ir buscándome un método nuevo de desahogo(?) -
Pensando detenidamente, se que no tengo ni un sólo motivo para preocuparme, por lo que llego a la conclusión de que lo único verdaderamente malo es eso: pensar demasiado.
Así que, en definitiva, procuraré centrarme en mis lecturas escuchando todo tipo de canciones, dejando que esos pensamientos absurdos se evaporen; porque probablemente te merezcas cada uno de los segundos que invierto en pensar en ti, pero hasta saber si son recíprocos procuraré dosificarlos para no desgastarte. 

In silent moments imagine you're here~

6 jul. 2012

I thought


Estaba acostumbrándome ya a perder siempre, a ver la felicidad en los demás y no en mí misma.
Pero hoy, cuando miro al espejo, veo una amplia sonrisa que no hace nada más que crecer y crecer, una gran sonrisa que no se borra con nada.
Y me encanta lo que veo en ese reflejo.

27 jun. 2012

Love song requiem


Emily abre los ojos lentamente, sabiendo de antemano que la luz es escasa. Tendida en la cama sobre su costado izquierdo, mira fijamente el reloj despertador, (ese modelo clásico que tanto le costó conseguir en las tiendas y que por fin, gracias a Daniel, reposaba en su mesa de noche) cuyo tic tac, generalmente imperceptible, hoy retumba en su cabeza como si se tratara de las campanadas de una catedral. 


Suspira. Está sola en casa esta noche, por lo que no tiene con quien desahogar su angustia. En su cabeza rondan sin ton ni son pensamientos sobre Daniel. Se imaginaba infinidad de situaciones idílicas junto a él. Más que idílicas, utópicas. Se había enamorado sin darse cuenta, ahora tenía que pagar el precio, ya que a fin de cuentas, le había quedado claro de que la esperanza se había quedado sin plaza en este tren.  

I die each time you look away. My heart, my life… will never be the same.

Amanece. Otro día más. La rutina de Emily era asfixiante, monótona y aburrida, (como la mayoría de las rutinas) salvo que ésta incluía ver a Daniel cada día. Una parte de ella era feliz simplemente por ese único motivo, pero otra parte sufría horrores por la indiferencia de éste con ella. Esa arma de doble filo la sesgaba a cada momento; cuando lo abrazaba y su corazón se aceleraba cual caballo desbocado y en cambio él se separaba de ella a los pocos segundos; cuando él desviaba la mirada mientras hablaban con gesto de hastío… era superior a todas sus fuerzas. Era como si frente a él tuviera un grueso muro de cristal.

Y regresa a su casa como cada noche. Se ducha y cena de manera rutinaria, prácticamente automática. Se acuesta pensando en lo mismo. Y vuelve a pasar la noche en vela, mientras las tinieblas inundan, además de la estancia, a sus sentimientos.

One breath, one touch… will be the end of me.

El reloj ha dado muchas más vueltas a sus manecillas de las que Emily ha sido capaz de contar. Las hojas del calendario han ido cayendo por su propio peso, pero estaba casi segura de que aún seguían marcando el día incorrecto.

«Y encontraré la lluvia que limpiará el pasado, sabiendo que mi corazón se romperá y el dolor por fin se irá»

Probablemente sean ya más de las once de la mañana. Un miércoles. Ya llamaría para excusarse en la oficina, estaba demasiado abatida. Tenía que encontrar la cura a tantas noches de insomnio. El sonido de la lluvia contra el techo le hace tener una idea que podría suponer el fin de todos los problemas. Se levanta y se viste con lo primero que encuentra en el armario: pantalones vaqueros, zapatillas deportivas, camiseta ancha desgastada. Perfecto.

This love will take my everything.

Las calles estaban vacías de viandantes a causa de la lluvia, por lo que Emily puede correr a su antojo a lo largo de todo el trecho que bordeaba el bravío mar, delimitado por un pequeño muro de piedra que le llegaba a la altura de la cintura. Las olas azotan con ferocidad la pared que descendía escasos metros bajo el muro, sobresaliendo por encima de éste, bañando por completo las aceras de espuma.

Y allí está. Daniel mira fijamente al enfurecido mar, empapado por la lluvia y las grandes olas, que alcanzan una altura considerable por encima del muro. Emily sigue corriendo hasta él, a pesar de que sus pulmones ya escuecen a causa del esfuerzo y de las cantidades ingentes de sal que estaba tragando al tratar de respirar.

En cuanto llega hasta él, se detiene a su lado, recuperando el aliento con dificultad. Daniel ni se inmuta. Está absorto en los movimientos enfurecidos del mar. Emily, rota por dentro, estira la mano para acariciar su brazo cuando topa con el muro de cristal. En ese preciso instante, Daniel gira la cabeza y se encuentra con sus ojos. Mirándola fijamente, gira el resto de su cuerpo hacia ella, estirando sus brazos para tocarla, atravesando éstos el muro de cristal como si de una cortina de agua se tratara. Le agarra con firmeza ambos brazos sin apartar ni un momento la mirada de ella, que no puede apenas respirar, el corazón le va a mil por hora. Lentamente, sube una de sus manos hacia su rostro, apartando el pelo que se había pegado a sus mejillas por efecto del agua y el viento tras la carrera. Le acaricia lentamente el rostro desde la sien hasta la barbilla, posando la mano sobre su cuello.

Maybe he will save me in the oceans of his dreams…

Daniel se inclina lentamente, pero con decisión, sobre el rostro de Emily que sigue inmóvil dejándose llevar por la situación, por este nuevo Daniel, el Daniel que lleva esperando tanto tiempo.

… And maybe someday love.

A penas quedan escasos milímetros para que sus labios por fin se toquen cuando un halo de luz aparece ante ellos, Daniel se difumina y desaparece en el mismo momento en el que una enorme ola logra burlar el muro, reventándolo justo frente a Emily, que sacude la cabeza con rapidez intentando discernir si se trata de un sueño o de la realidad.

Daniel no está. ¿Se lo había llevado la ola? Emily mira hacia todos lados respirando agitadamente. ¿Todo este episodio con él era real o era una alucinación fruto de su confusión?

Tras ella, que sigue afanada en su búsqueda de Daniel, lentamente comienza a hacerse visible una versión más elegante de sí misma. Va vestida de negro, con un pantalón ajustado, altos tacones y camiseta desenfadada acorde con el estilo. Lleva una cola de caballo que estira por completo su rostro, perfectamente recogida sobre su coronilla. Parece ni siquiera mojarse, simplemente la mira y suspira, a la espera de que llegue esa ola que rompe otra parte del muro y engulle a la primera Emily, a la de carne y hueso.

Emily will find a better place to fall asleep.

Desde su espalda nacen unas brillantes y relucientes alas que cierran con suavidad en torno a ella. Alza la vista para otear por última vez el paisaje, recreándose en el olor a lluvia que tanto le había gustado desde pequeña, en el mar, cuyos misterios siempre le inspiraron… y de repente, frente a ella, a través de la lluvia y los restos de la ola que acababa de reventar contra el muro, irradiando la misma luz, estaba Daniel, que sonreía estirando por completo sus alas mientras camina hasta ella.

Una vez frente a frente, él extiende su brazo orientando la palma de la mano hacia Emily, que estira sus propias alas y, lentamente, posa su mano sobre la de él. Ambos sonríen mientras una fuerte luz ilumina todo de tal manera que no se distingue paisaje alguno.

Y lentamente sus figuras se desdibujan.


22 jun. 2012

Forget, forgot, forgotten... forgive, forgave, forgiven.

Y si tuviéramos la capacidad de desterrar por completo lo malo, no perdonar, sino simplemente olvidar... 
¿El mal desaparecería?

¿O sería sólo un espejismo?

13 jun. 2012

Falling masks...

Ese preciso momento en el que abres los ojos.
Ese preciso momento en el que por fin logras ver lo que hay detrás de cada máscara, de cada antifaz.
Y hay una pausa.



El tiempo se detiene por un segundo para poder apreciar los caminos que se abren ante ti.
El camino que has venido recorriendo desde que tienes ciertas decisiones tomadas y el camino que has de seguir para poder alcanzar tus metas soñadas.



Las decisiones tomadas, tarde o temprano se quedan obsoletas.


Yo estoy dispuesta a alcanzar mis sueños. 

12 jun. 2012

Grow up

Esto no es una historia.
Puede que sea una reflexión.
Puede que sea el descubrimiento de un nuevo camino.
Quizás sea que al fin la venda cayó y por fin tengo ante mí, mi auténtico destino.
He visto un futuro que ansío tener.
He visto que está al alcance de mi mano.
He visto que, si me lo propongo, puedo conseguir cualquier cosa.
He visto que muy pronto podré llegar a ser la mujer que siempre he querido ser.
Y haré lo que sea por conseguirlo.

2 jun. 2012

#3 Just give me a sign.


4:30
Abre los ojos sobresaltada con la imagen anterior aún grabada en su memoria, pero lo que ve frente a ella la deja completamente sin aliento.
Él se ha despertado, ha ido hasta su cama y, sujetándole las manos con firmeza sobre el regazo, la mira fijamente.

4:35
Había oído hablar de esos momentos en los que las palabras sobraban, pero nunca había experimentado ninguno hasta esa noche. Ninguno de los dos había articulado palabra, no era necesario hacerlo, cualquier tipo de conversación sobraría en esas circunstancias.
Entonces las distancias fueron acortándose cada vez más entre sus labios.

4:37
Él se inclinaba despacio. Ella, perpleja, lo miraba sin moverse. Él, con suma cautela, había deslizado una mano por el lado izquierdo de su cuello, acariciándole la mandíbula con el dedo pulgar suavemente. Ella cerró los ojos para intensificar el resto de sentidos y grabar a fuego en su memoria las sensaciones que la invadían. Hasta que notó el roce de sus labios sobre los de ella.

4:39
A penas un segundo, un leve roce y se separa de ella, soltándole las manos y sentándose en la cama con la cabeza gacha, ligeramente desviada hacia la derecha, mirando al suelo. Su pulso, acelerado, era audible aunque intensificado por el tenso silencio que reinaba en la habitación.

4:43
El rayo de luz lunar que entraba por la rendija de la puerta de cristal de la terraza comenzaba a variar su trayectoria en dirección a ellos. Había pasado de iluminar una franja de suelo a estar ya sobre la cama, a la altura de los pies. Desde la posición donde estaba ella, ese rayo se reflejaba sobre la silueta de él dándole un ligero resplandor. Como un ángel. Entonces sonríe.

4:45
Se incorpora lentamente sobre la cama, quedando sentada frente al costado izquierdo de él. Temerosa aún, le acaricia el pelo con suavidad, esperando a que gire el rostro para mirarla, cosa que no hace. Continúa las caricias bajando por su rostro, llegando a su mandíbula, y, tras deslizar su mano por ella, la sujeta despacio, haciéndole girar hasta topar con su mirada.

4:47
Ella le sonríe, pero eso parece no ser suficiente para relajarle. Su respiración entrecortada se atenúa pese a que su pulso parezca aumentar su ritmo. Aún así, permanece inmóvil. Ella se acerca con decisión hasta sus labios, besándolo con dulzura, beso al que él corresponde rodeándola con sus fuertes y robustos brazos.

5:15
Abrazados, siguen sin atreverse a decir nada. Todavía faltaban un par de horas para que llegara la mañana,  ya hablarían entonces. Se duermen, perdiendo la noción del tiempo, sin dejar de sonreír.




- ÚLTIMA PARTE -

28 may. 2012

#2 It's easy to pretend. Trying not to fade away...

3:07
Él, ajeno a todo, duerme plácidamente. Ella divaga entre pensamientos aleatorios mientras la noche avanza. Sería tan fácil levantarse sigilosamente y rozar sus labios con los propios durante un instante… nadie se enteraría.

3:15
Respira hondo, mirándole dormir de hito en hito. Cierra los ojos. Se imagina al borde de un acantilado, colgando sobre un precipicio del cual no se avistaba el fin. Sus manos son su único método de sujeción.
Hinca las uñas con fuerza en la tierra, hasta que éstas comienzan a cuartearse, rompiéndose por el esfuerzo, despegándose de los dedos y comenzando a sangrar. No parece haber nadie alrededor que pueda socorrerla. Duele.

3:30
Abre los ojos sobresaltada y sacude la cabeza para intentar desterrar esos pensamientos que se adueñaban de su mente casi de manera automática. En un movimiento involuntario se mira las manos, las cuales están sanas, como siempre. Ha sido todo un sueño. O una pesadilla. Una mala alucinación. El caso era que quizá le estuviera dando demasiada importancia. O quizás no.
Es entonces cuando decide levantarse de la cama.

3:47
Los números del reloj digital brillan con intensidad, reflejándose en su pierna mientras permanece de pie en el espacio que separa ambas camas. En la mesa de noche también están las joyas que habían llevado puestas ese día. En el lado de ella, los pendientes y el collar que siempre llevaba puesto; en el lado de él, una pulsera de piel negra con una chapa de plata en medio. La roza con los dedos suavemente. Adoraba verla puesta en su muñeca. Se sonríe por lo bajo y se aleja con suavidad de las camas, en dirección al baño.

4:05
Se mira al espejo, y el reflejo que recibe a cambio le parece ajeno. Un rostro ojeroso la acusaba de débil e ilusa, una mueca torcida en una media sonrisa más bien cansada la hacía parecer desconsolada, una mirada ausente denotaba el miedo que la invadía. Ese conjunto de piezas no la formaban a ella. Respira hondo y abre el grifo para refrescarse.

4:19
Regresa del baño decidida a acostarse y olvidar todo lo ocurrido. Necesitaba descansar para el día siguiente. Se sienta en la cama y le echa un último vistazo. Lo único que ha variado en su postura es la posición de su mano, que ahora descansa debajo de la almohada. Suspira desviando la mirada una vez más.
 
4:23
El precipicio vuelve a invadir sus pensamientos. Cada vez está más al filo de caer al vacío. Sus manos, sudorosas, agrietadas y rotas resbalan sin control, hasta que finalmente ceden. Cierra los ojos mientras se siente caer.

Send me all your angels tonight. I’m barely hanging on the edge of lonely…

Frena en la caída. Abre un ojo, temerosa, expectante de saber qué la ha detenido. Una mano la sostiene con fuerza. Una mano robusta, con una pulsera de piel negra y chapa de plata.



- SEGUNDA PARTE -

24 may. 2012

#1 What am I gonna do tonight, when I'm one step closer to the other side?

La luz roja del reloj digital que reposa en la mesa de noche que separa las dos camas marca las 2:15.

En la cama que está más pegada a la puerta, él duerme; en la otra, más cercana a la terraza, ella mira al techo sin poder conciliar el sueño.

2:19
Ella suspira, se gira, recostándose sobre su costado izquierdo y se queda mirándole, escrutando cada centímetro de su cuerpo con la escasa luz de la luna que entra por uno de los lados de la puerta de la terraza; por esa pequeña abertura que la cortina no alcanza a tapar por mucho que se tire de ella.

2:23
A pesar de las mantas, se puede apreciar el subir y bajar de su pecho al compás de su respiración; lenta, relajada, tranquila. Fijándose sólo en ello, sonriendo ligeramente a pesar del malestar que la invadía por el cansancio acumulado, dejó vagar la mente, imaginando como sería sentir su calidez, las cosquillas de su aliento en el cuello. Suspira de nuevo.

2:37
Él se mueve en sueños. Pasa de estar boca arriba a recostarse sobre su costado derecho, quedando frente a ella, que permanece inmóvil mientras se asegura de que no se ha despertado por cualquier motivo. Tras comprobar que sigue dormido, se le escapa una suave carcajada. Algo en su interior esperaba que al menos roncara para tener algo de lo que burlarse luego.

2:43
La expresión de su rostro mientras dormía era tan serena. Se veía aún más adorable que cuando sonreía. ¡Y ella pensaba que eso era algo imposible! Sus ojos, cerrados con una suavidad inusual en él; las líneas que definían sus labios, cerrados aunque sin tensión… un pensamiento se le pasó por la cabeza en ese mismo momento. Y recordó aquella frase
What am I gonna do tonight, when I’m one step closer to the other side?
Estando tan cerca, tan solo a un paso del otro lado, de cambiarlo todo… de cambiarlo, ¿para bien o… para mal?

2:57
Si antes no podía conciliar el sueño, ahora menos. Su cerebro se puso a funcionar a cien por hora, poniéndola nerviosa. Sacudió la cabeza y cerró los ojos. Al abrirlos el reloj ya marcaba las 3:01.
Iba a ser una noche larga.

- PRIMERA PARTE -

17 may. 2012

J'ai rêvé...

Soñé...
Soñé que si estaba en apuros, acudirías a rescatarme.
Soñé que si pensaba en ti, acabarías respondiendo a mi llamada.
Soñé que si lloraba, serías tú quien aparecería en la puerta listo para secar mis lágrimas. 
Soñé que si nuestras miradas se cruzaban sabríamos quiénes éramos y lo que teníamos que hacer.
Soñé que soñabas conmigo...

Soñé tanto, tantas cosas, que hoy permanezco sentada en la cama. Soñando aún.


Soñé que me querías... y entonces desperté.

15 may. 2012

No gain...

En el suelo se dibujaban dos sombras, dos siluetas. Una femenina. La otra de un chico. Estaban de pie, una frente a la otra, inmóviles. Las horas pasaban veloces, hasta que pronto las manecillas del reloj dieron muchas más vueltas de las que fui capaz de contar. Las siluetas no se habían movido un ápice. Y entonces comenzaron a desvanecerse, a deshacerse de la cabeza hasta los pies, lentamente, convirtiéndose en polvo. 


Polvo de lo que pudo haber sido y que, por miedo, nunca fue.

2 may. 2012

- Law of Attraction -

Siempre había oído hablar de la Ley de la Atracción, aunque con más ahínco de hace unos años hasta ahora, sobre todo tras el «BOOM» de la filosofía «New Age».
En resumidas cuentas lo que reza es algo así como el tener un fuerte deseo, algo que, si lo deseas con la fuerza suficiente, termina realizándose porque tú mismo has estado atrayéndolo con tu mente.
Suena a trama de película de serie B, pero al parecer está demostrado empíricamente en algún lado.
Nunca le hice demasiado caso, nunca me sonó convincente y opté por no tomármelo en serio. Hasta que sucedió algo.
Una noche. Una fiesta. Había bebida, había música y también un chico bailando cerca. Estuve toda la noche deseando que pasara algo entre nosotros, y pasó.
Al día siguiente y con la mente más refrescada, recordé ésta teoría.
«¿Podría haber sido cosa de la Ley de la Atracción?»
Recuerdo que sacudí la cabeza mientras trataba de organizar el resto de mis ideas dentro de mi cabeza y, riendo mientras consideraba el asunto una absoluta locura, desterré esa conclusión que sonaba tan disparatada.
Después de eso, no niego que me siga reconcomiendo un poco la idea de pensar que pudo haber sido eso. Llegados esos momentos, vuelvo a poner en práctica la estrategia. Pero nunca, después de esa noche, ha vuelto a funcionar igual.
Por eso intento olvidar esa absurda teoría cuando regreso a casa. Por eso trato de no imaginarte de pie, inmóvil, esperándome al llegar al portal y alzar la vista hacia la puerta acristalada que comunica con el otro lado de la calle, esa que es más estrecha y que en raras ocasiones uso.
Aún así, a pesar de tenerlo claro en cuanto lo pienso, ni con esas logro dejar de intentar atraer tus labios cuando te tengo cerca, ni tus abrazos cuando me siento débil y frágil, ni tu sonrisa cuando me quedo sin luz en el camino.
La ley de la Atracción no existe, y a pesar de ello, sigo aferrándome a ella como una ilusa, hasta que por fin, ese deseo se cumpla: Tú.

30 abr. 2012

*~Deliria~*


Alzo la vista y veo que fuera llueve. Suspiro, y el vaho empaña la superficie fría del cristal. Con el dedo, trazo una línea sobre él. Pienso en que podría haber sido una caricia sobre tu nariz, sobre tus labios, recorriendo la línea de tus facciones… y una lágrima resbala por mi mejilla.

No consigo olvidar la primera vez que vi tu rostro. Tu mirada está grabada en mi memoria y dudo que jamás se borre de ella. En medio del cielo nocturno, el brillo de una estrella me hace pensar en tus ojos y sonrío sin darme cuenta.

Recuerdo tu sonrisa y vuelvo a sonreír sin quererlo. Y me muero por estrecharte entre mis brazos mientras el tiempo se detiene.

Me niego a admitir que estoy enamorada, y lo seguiré negando. Aunque sepa, en el fondo, que no tengo excusa, que lo que siento escapa ya de mi propio control.

Lo mejor será olvidar.

Olvidar cuánto te quiero... 



...Así tenga que rasgar mis venas para sacarte de entre ellas.

24 abr. 2012

The Secrets♥

Creo que hoy he pensado demasiado en ti. Probablemente mucho más de lo que debía.
En realidad mucho más de lo que realmente puedo permitirme a mí misma reconocer, incluso tras haberme jactado de haber superado esa etapa.

¿Que en qué he pensado? 

Bajo mi criterio, esa pregunta está de más. Pero tranquilo, algún día lo sabrás. Mientras tanto...

«Hay una cosa que te quiero decir, que es importante al menos para mí.
Toda la noche estuve sin dormir porque una frase de tu boca quiero escuchar…


...Dime que me quieres»


Cuando realmente sepas el verdadero significado de todo esto, estaremos de nuevo en la barca dónde nos dimos nuestro primer beso, tras haberme secado la sangre de mis rotos labios. 
Ya no habrá barreras. No habrá nada. Las noches de insomnio habrán merecido la pena. 
Solos tú y yo. Para un siempre que probablemente ya haya comenzado.

22 abr. 2012

Sleeplessness...


“Cuando cierro los ojos son ya más de las doce.
Demasiados pensamientos me rondan por la mente, pero trato de ignorarlos para dejarme llevar por el sueño.
Abro los ojos, son las tres de la mañana.
¿Qué he estado soñando? ¿Eran escenas de la película que vi antes de irme a dormir? Había partes en las que parecía eso, pero sé que había algo más.
Me duele abrir los ojos, pero sé que a pesar de ello, no voy a poder volver a coger el sueño. Los cierro de todos modos y doy una dificultosa vuelta bajo las sábanas, tratando de no pensar.
Me revuelvo agitado, soy capaz de notarlo porque sigo sin poder dormir profundamente. Vuelvo a mirar el reloj. Ya son las 4 de la mañana.
Siento que te echo de menos, y no quiero sentirlo. Suspiro recordando tu mirada y trato de desterrar ese recuerdo sacudiendo la cabeza, volviendo a cerrar los ojos, mentalizado de que será en vano.
Sueños de duermevela. ¿Por qué a veces son los que más sentido tienen? Salías tú, preciosa, cómo la última vez que te vi. Y me sonreías. No me quejo de que hubiese sido un mal sueño. Me quejo porque no fue más duradero.
Suspiro, despierto ya, resignado, mirando al techo entre la oscuridad de mi habitación, iluminada tenuemente por el reflejo naranja de una de las farolas de la calle, que se cuela por la ventana.
Pienso en cuánto me gustaría que estuvieras a mi lado, dormida, acurrucada contra mí. Imagino cómo sería sentir tu respiración, lenta y acompasada, y a pesar de lo que pudiera parecer, sonrío.
Suena el despertador, que apago inmediatamente para no despertar a nadie más. Disfrutaré de éste instante a solas con mis pensamientos. Ya tendré el resto del día para analizarlo. Pero ahora mismo, pese a necesitar un par más de horas de sueño, en lo único que quiero pensar antes de dar comienzo a la rutina, es en ti.”

Someone, somewhere... right now

17 abr. 2012

Carencias.



Nunca pedí demasiado.
No pedí venir, y sin embargo aquí estoy.
No pedí acogida, y nunca me faltó un techo que me cobijase.
No pedí alimento, y siempre tuve un plato caliente sobre la mesa.
No pedí regalos ostentosos, los que tuve fue porque quisiste dármelos.
 
Mentira. Sí pedí algo.
Sólo pedí un regalo ostentoso.
Cariño. Amor. Complicidad. Comprensión.
Lo único que pedí fue que fuéramos un  equipo; uña y carne.
Pero al parecer tu bolsillo siempre estuvo más lleno que tu corazón.



14 abr. 2012

Dreaming about kisses...


La brisa se enredaba en su pelo, haciendo que de su rostro sólo fuesen visibles sus ojos. Se había quejado un par de veces, pero puesto que la brisa no desistía, se había dado por vencida. Me recreé unos instantes en su mirada; sonriente, entrecerrada por el efecto de la brisa.
Era tan hermosa.
Cada día intentaba retroceder hasta el momento en el que su rostro me pareció el más perfecto que había visto jamás. Nunca lo conseguía. Creo que desde el primer momento en que la vi, siempre estuve enamorado de su risa, de su mirada, de su forma de ser; tan inocente, tan ingenua, tan adorable; pero tan fuerte a la vez. La quería tanto.
Ella habla, cuenta relatos sin parar. Tiene una voz tan dulce. Y siempre me hace reír. He oído que eso es muy importante, y creo que es cierto. Sé que a su lado podré ver siempre el lado positivo de las cosas. Con sus palabras amables, sus sonrisas, sus abrazos.
Sin quererlo, imagino cómo sería vivir con ella. Casarnos y formar una familia. Tendríamos dos niños. Ella ya tiene los nombres y me gustan los que ha escogido. Seríamos buenos padres, de eso estoy seguro. Y tendríamos un monovolumen. Sí, para irnos de excursión los cuatro. Viviríamos en una casa terrera con un fuerte perro guardián y un jardín dónde poder hacer barbacoas, poner una piscina en verano o columpios para los niños…
Un quejido me hace volver a la realidad de golpe. Cuando la miro, veo que está inclinada hacia delante con una mano en la boca.
- Vaya, ya me he vuelto a romper el labio. Los tengo demasiado secos… - se da varios toques con el dedo, el cual se le mancha enseguida de sangre.
- Espera, tengo que tener un pañuelo por aquí… - digo presuroso mientras rebusco en los bolsillos de mi chaqueta. – No te lo toques con el dedo, podrías empeorarlo.
Ella asiente y aparta la mano. Parece doler, aunque no muestra quejas de ello. No suele quejarse demasiado. Es algo que también admiro de ella.
Saco un viejo paquete de pañuelos medio arrugado del bolsillo. Vacío. Maldigo en voz baja mientras lo tiro al aire y dejo que el viento lo arrastre. Ella me mira y suspira, volviendo a llevarse la mano a la herida. En un impulso bastante inusual en mí, me abalanzo y la detengo. Ella me mira sorprendida, se muerde el labio para lamer la sangre, demasiado abundante para una herida tan pequeña, y su rostro se torna en una mueca de dolor, aunque no profiere quejido alguno.
Sin pensarlo, me pego más a ella. Por un segundo pienso que no soy yo el que está actuando. No me reconozco a mí mismo. Pero no me detengo. Algo en mi interior me insta a que continúe, que no pierda ni un segundo más… que ya he callado a mi corazón el tiempo suficiente.
Estiro la manga de la chaqueta hasta que mi mano queda semi oculta dentro y, con el dedo pulgar, doy la vuelta de tal manera que queda recubierto con el reverso. La mano que me queda libre, la apoyo en su cuello para mantenerme firme, y de paso, intentar infundirle seguridad. Ella permanece quieta, petrificada, mirándome con gran sorpresa en los ojos. Poco a poco, con pequeños toques, le voy secando la sangre que sigue brotando, cada vez menos. Intento no mirarla a los ojos, no al menos hasta que no termine. Pero sé que ella me está mirando a mí, puedo sentirlo. Hace que me ponga demasiado nervioso.
Mantengo la calma. La herida cicatriza, pero yo sigo sin alejarme de ella. Retiro la manga de la chaqueta del pulgar, el cual, una vez libre, deslizo con suavidad a lo largo de su labio inferior. Y la miro. Sus ojos apuntan a mi boca. ¿Es deseo lo que percibo en su mirada? Iluso, debo de estar soñando.
Nuestras miradas se cruzan y entonces es cuando me decido. Llegados a este punto, mejor terminar lo empezado. Lentamente, acerco mi rostro al suyo, el cual atraigo a su vez hacia mí con la otra mano, que aún tengo posada en su cuello. Rozo sus labios, tembloroso. Los envuelvo con los míos por un instante. Y entonces siento como todos sus músculos se relajan. No… ¿no está sorprendida? Por algún motivo eso me asusta más y me separo rápidamente, avergonzado de no haber podido contenerme.
Un momento. Sin darme cuenta, ella había puesto una de sus manos en mi costado. Al separarme noto como presiona para que no me aleje. Volvemos a mirarnos. Ella parece indecisa, pero aún así no disminuye la presión de su mano. Sonrío inevitablemente y, sujetándole el rostro con ambas manos, la beso. La beso con ímpetu, dejando salir todos los sentimientos que llevaba guardando desde hacía años, desde que vi su rostro por primera vez, desde que la escuché pronunciar mi nombre sin aún conocernos…
Una lágrima resbala por su rostro y me detengo, preocupado. Nunca la había visto llorar. ¿Era ahora el causante de sus lágrimas? Me sentí despreciable. Pero ella habló rápidamente.
- Lo… lo siento… no te asustes… son… son lágrimas de felicidad… - me miró y me sonrió. Y supe que era cierto. Era la primera vez que la veía llorar, y me alegraba que fuera de felicidad. Le devolví la sonrisa y, una vez más, la besé. Ahora sin miedos, sin inseguridades, decidido. Yo era feliz. Y ver que ella también lo era… eso era indescriptible.


5 abr. 2012

Suicide's note. On a day like today, 18 years ago...

"Para Boddah:
Hablando como el estúpido con gran experiencia que preferiría ser un charlatán infantil castrado.Esta nota debería ser muy fácil de entender. Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk rock que he ido siguiendo a lo largo de los años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto.
Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock'n'roll. Me siento increíblemente culpable.Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del público, a mí no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury , a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase.Lo cual admiro y envidio muchísimo.De hecho, no os puedo engañar, a ninguno de vosotros.Simplemente no sería justo ni para mí.Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar.
A veces tengo la sensación de que tendría que fichar antes de subir al escenario.Lo he intentado todo para que eso no ocurriese. (Y sigo intentándolo, créeme Señor, pero no es suficiente).Soy consciente de que yo, nosotros, hemos influído y gustado a mucha gente.Debo ser uno de aquellos narcisistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido. Soy demasiado sencillo.Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño
En nuestras tres últimas giras he apreciado mucho más a todo la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la frustación, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente.Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente.Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste.El típico Piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mío! ¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho como había sido yo.LLena de amor y alegría , confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño.Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza.No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo.Lo tengo todo, todo.Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general...Sólo porque parece que a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva.¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente. Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por vuestras cartas y vuestro interés durante los últimos años.Soy una criatura voluble y lunática.Se me ha acabado la pasión, y recordad que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Paz, amor y comprensión. Kurt Cobain.
Frances y Courtney , estaré en vuestro altar. Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí. Los quiero.¡Los quiero!"



Kurt Cobain se suicidó tal día como hoy, hace 18 años. Thanks for your music♥

24 mar. 2012

Let's feel... close your eyes and listen.

Una historia convencional empezaría con un narrador situándonos en el tiempo, unos personajes prediseñados, una trama continua y constante... 
Esto es una historia convencional, sólo que sin tantos matices. Únicamente hacen falta un par de elementos para la puesta en escena: un atardecer, un paseo solitario donde se escuche el batir de las olas, un chico y una chica. Lo demás es secundario, queda al libre albedrío de la imaginación de cada uno. 

No digas nada, sólo cierra los ojos. 
Durante el próximo rato diré todas esas cosas que siempre quise decirte, abriré mi corazón de par en par. Simplemente no me mires aún. Será más fácil así. 
¿Recuerdas? Haz memoria... todo lo que hemos vivido. 
Ha sido hermoso, ¿verdad? Cada momento tan inolvidable, tan único, tan especial. 
Por ahora, y en adelante, te cogeré de las manos. Con ello prometo que jamás te soltaré. Te sostendré con tanta tanta fuerza que jamás volverás a sentirte caer mientras me tengas a mí. Y me da igual no recibir reciprocidad, el simple hecho de hacerlo es lo que me basta para poder sonreír satisfecha. 
Te seré franca, hubo momentos en los que no supe qué hacer, cómo reaccionar... ni siquiera qué sentir. Pero ahora ya lo tengo claro. Quiero gritar a los cuatro vientos que te quiero, sean cuales sean las consecuencias que éste grito acarree. 
Quiero liberar éste sentimiento, respirar hondo y pensar que al menos he sido honesta conmigo misma... y contigo. 
Quiero pensar que estoy haciendo lo correcto... aunque eso no lo sabré hasta terminar y comprobar tu mirada. 
Abre los ojos, pero no me mires todavía. Mira la puesta de sol. No me sueltes, aún no. 
Respira hondo. 
Ahora mira nuestras manos. Mírame a los ojos. Busca tu reflejo en ellos. Sólo te pido una cosa: no tengas miedo.

Después de todo ésto... adelante, te toca. 


20 mar. 2012

Send me all your angels now...

Risas. 
Miradas.


Silencio.


El tiempo acaba de detenerse en seco. 
El mundo a nuestro alrededor se va difuminando progresivamente.


Te vas acercando a medida que ladeas la cabeza ligeramente hacia un lado. 


Mi corazón late desbocado, deteniéndose en seco en cuanto tus labios apenas rozan los míos. 
Sólo un momento. Apenas una suave caricia. 


Te separas. No demasiado. 


Otra mirada. Una mirada que jamás había visto. Y que jamás querría dejar de ver.


Sonríes y me contagias. 


Y entonces llega el momento. 
Nos fundimos en un solo ser. Después de haber esperado tanto. 


Prometo no soltarte nunca. 

15 mar. 2012

Falling Slowly...


Creía saberlo todo. Creía adivinar lo que pasaba por tu mente. Ilusa… ocultabas mucho más de lo que creía.

Por ahora, olvidemos el pasado, afrontemos el futuro con esperanza. No te preocupes por mí, todas las heridas cicatrizan con tiempo y calma. Incluso éstas.

Cogeré la vieja barca en la que nos dimos nuestro primer beso y navegaré a través del lago hasta perder la razón, el sentido de la orientación, el del tiempo, puede que también incluso la cordura. Volveré a la orilla siendo otra persona. El viejo yo, el yo que aún te amaba, se quedará en lo más profundo de aquel lago de cristalinas aguas, en el que me decías que jamás me abandonarías, pasara lo que pasase.

Rasgaré las desvencijadas cuerdas de aquella vieja guitarra que nos propusimos arreglar. Tu firma en ella ya está medio borrada. Me confieso culpable de ello. Sin darme cuenta la repasaba con los dedos durante horas, cuando aún no lograba acostumbrarme a tu ausencia.  Vuelve pronto para que puedas arreglarla antes de que desaparezca por completo.

Acabaré con las noches de insomnio… en cuanto deje a mi antigüo yo en el fondo de aquel lago.

«I don’t know you, but I want to… all the more for that…»

Aún te espero. Siempre te esperaré. Y cuando vuelvas, lo sentiré. En cuanto nuestras miradas vuelvan a cruzarse. Te esperaré toda la vida, hasta que decidas regresar… hasta que decidas despertar.  



13 mar. 2012

Waking up

En cierto sentido, se que nunca dejaré de soñar contigo. 
Pero por fin he logrado ver más allá. No me ha hecho falta pensar, simplemente esperar.
Hay sucesos que trastornan nuestros esquemas durante un tiempo incierto que, puede se nos antoje largo, pero siempre termina. 
Las ilusiones son bellas, pero, si esa llama no se mantiene viva, llega el momento en que se extingue. 
Lo peor de todo es que no lo hace de un modo traumático, sino que simplemente se apaga. Lo que realmente duele, paradojicamente, es que no duela en lo absoluto. 
Por eso se que nunca dejaré de soñar contigo; porque son demasiadas las noches que me he dormido pensado en ti; porque son incontables las horas muertas en las que he viajado a través del tiempo y la imaginación, cogida de tu mano con fuerza; porque han sido incontables los besos que me robabas mientras el mundo avanzaba demasiado deprisa como para seguirle el ritmo. 
Seguiré soñando contigo mientras pueda, a pesar de que las mariposas que ayer me arañaban las entrañas, ahora vuelen libres, sosegadas, por fin tranquilas. 
Porque, a fin de cuentas, siempre supe que este sentimiento terminaría, sabía que no podría resistirlo por mucho tiempo más. 
Porque, desgraciadamente, en un futuro... ¿Qué crees que podría pasar en un futuro, después de todo?

10 mar. 2012

I choose you for the rest of my life



Tiré de la manta y cerré los ojos con una amplia sonrisa que no había manera de quitar. 
Sentía tu respiración a mi lado, suave, calmada... me relajaba, me acunaba. 


Una caricia en la mejilla, en el pelo. Sonríes también, puedo sentirlo. 
Rozas suavemente tus labios con los míos pensando que ya estoy dormida y probablemente no lo recuerde mañana.
No diré nada, será nuestro pequeño secreto.


Gracias. Gracias por ser impaciente y no esperar más. 


Exhalo mientras me acurruco bajo la manta, tapándome hasta la nariz con ella.
Siento como te terminas de acostar a mi lado. Tu respiración se relaja, tomando un ritmo constante y acompasado, más lento. ¿Eso es un ronquido? Río ante la posibilidad. También por ternura.


Y es entonces cuando me doy cuenta de que así es como quiero dormirme todas las noches durante el resto de mi vida. 


Mañana despertaré primero para poder verte dormir. Prometido.


Dulces sueños.

7 mar. 2012

07日03月2012年

Me gusta soñar contigo. 


Pese a saber que no debo, me gustan las cosas que mi subconsciente evoca al visualizar tu rostro en mi mente. 
Pese a que las mariposas me arañen las paredes del estómago con sus alas, me gusta poder recordar tu olor y aferrarme a él cuando me siento sola. 
Pese al nudo que me obstruye la garganta cuando te siento cerca, me gusta aferrarme a tu calidez. 
Pese a saber que esos sueños nunca se harán realidad, me gusta sentir lo que siento por ti. 






Shhhhhhhhhh...

26 feb. 2012

좋아해요...♥


Había una chica, y también un chico. 

Había un camino, había un amor… había todo lo típico que siempre hay en este tipo de historias. 

No había reciprocidad. También cómo siempre.

Había miedos, inseguridades. Había terceras personas. Había sentimientos contradictorios.

Había secretos, había rumores… había miradas.



Pero… ¿Había tiempo? 

Tiempo para las oportunidades, para los sueños... 

...Tiempo para ser felices. 

9 feb. 2012

Take your sweet, sweet time...♥


I'll be here for you, baby, anytime...♥


Imagina por un segundo. 
Cierra los ojos y echa a volar junto a mí. 
Déjate llevar por el suave tono de mi voz, el ritmo acompasado de las palabras que forman todas y cada una de las frases. 
Visualizame a tu lado. 
¿Ves la playa que hay a tu izquierda? Siempre dijiste que te hacía ilusión ir conmigo. Aprovechemos ahora que el sol se pone tras la línea del horizonte y el ambiente frío la mantiene vacía. 
Cógeme de la mano. 
¿Puedes sentir cómo el pulso se me acelera? Mi corazón late tan fuerte que juraría poder escucharlo de estar a kilómetros de distancia.

Ahora acércate... 
Abre los ojos, fíjate en lo cerca que estamos. Puedo sentir tu aliento sobre mi rostro.




Y tú... ¿Qué sientes? 

17 ene. 2012

ばああああああああ~か... -\\\\\-''

Qué curioso, ¿verdad? Una imagen con una canción concreta de fondo, y mírame... pensando, soñando...
Pido deseos a estrellas esperando verlos cumplidos, le hablo a las nubes pidiendo que te traigan a mí... suspiro anhelos vacíos, cansados de esperar...
El único consuelo... que cada día que pasa es un día menos de espera, un día más tachado del calendario, más cercano al mágico momento en el que las mariposas de mi estómago saltarán al verte, felices por fin, de ser correspondidas.

2 ene. 2012

禁断のキス♥


Julieta...  Realmente… ¿conocemos a Julieta? Julieta, que se vio cautivada por el cortejo del joven, apuesto… y prohibido Romeo.

¿Se enamoró Julieta sólo del exterior? ¿Del bello envoltorio sin preocuparse en averiguar su contenido? Julieta no le daba demasiada importancia al principio, hasta que la besó… 

¿Esto quiere decir que Julieta sintió ese profundo amor a partir del beso? Digamos que… eso no es totalmente cierto.

Prohibido. 

He ahí la respuesta.

La palabra del deseo.

Trampa de ingenuos, perdición de valientes, sufrimiento de sensatos.

Romeo, el hijo del eterno enemigo Montesco, familia con la que jamás habría de tener interacción alguna. Esa prohibición se convirtió en la mayor inyección de adrenalina. Disparó el motor del amor, enajenando el raciocinio de Julieta. Y entonces, a partir de ahí, todo estuvo perdido.

¿Por qué preferimos sufrir por lo inalcanzable en vez de aprovechar las oportunidades que se nos presentan?

Porque lo fácil no tiene morbo, la ausencia de juego elimina con ella toda la pasión. Y sin pasión, realmente, no hay nada.