13 mar. 2012

Waking up

En cierto sentido, se que nunca dejaré de soñar contigo. 
Pero por fin he logrado ver más allá. No me ha hecho falta pensar, simplemente esperar.
Hay sucesos que trastornan nuestros esquemas durante un tiempo incierto que, puede se nos antoje largo, pero siempre termina. 
Las ilusiones son bellas, pero, si esa llama no se mantiene viva, llega el momento en que se extingue. 
Lo peor de todo es que no lo hace de un modo traumático, sino que simplemente se apaga. Lo que realmente duele, paradojicamente, es que no duela en lo absoluto. 
Por eso se que nunca dejaré de soñar contigo; porque son demasiadas las noches que me he dormido pensado en ti; porque son incontables las horas muertas en las que he viajado a través del tiempo y la imaginación, cogida de tu mano con fuerza; porque han sido incontables los besos que me robabas mientras el mundo avanzaba demasiado deprisa como para seguirle el ritmo. 
Seguiré soñando contigo mientras pueda, a pesar de que las mariposas que ayer me arañaban las entrañas, ahora vuelen libres, sosegadas, por fin tranquilas. 
Porque, a fin de cuentas, siempre supe que este sentimiento terminaría, sabía que no podría resistirlo por mucho tiempo más. 
Porque, desgraciadamente, en un futuro... ¿Qué crees que podría pasar en un futuro, después de todo?