17 abr. 2012

Carencias.



Nunca pedí demasiado.
No pedí venir, y sin embargo aquí estoy.
No pedí acogida, y nunca me faltó un techo que me cobijase.
No pedí alimento, y siempre tuve un plato caliente sobre la mesa.
No pedí regalos ostentosos, los que tuve fue porque quisiste dármelos.
 
Mentira. Sí pedí algo.
Sólo pedí un regalo ostentoso.
Cariño. Amor. Complicidad. Comprensión.
Lo único que pedí fue que fuéramos un  equipo; uña y carne.
Pero al parecer tu bolsillo siempre estuvo más lleno que tu corazón.