15 ago. 2012

Mirror mirror

Todos nos hemos quedado mirando nuestro reflejo alguna vez mientras pensamos.
Pensamos en diversas cosas, en lo que nos ha sucedido recientemente, en lo que hemos estado viviendo las últimas semanas, meses, incluso años.
A veces llegamos a pensar en lo monótona que ha podido ser nuestra vida hasta el momento, o podemos centrarnos en los pequeños instantes que nos han detenido el corazón por un segundo.
Anhelar ese mini infarto al sentir un roce, una caricia, una mirada... querer con todas tus fuerzas que sea más duradero; cada día, cada instante, a cada segundo. No cansarte jamás de sentir.



Llegó el momento de ser fuerte de nuevo. Mira al espejo, sécate las lágrimas. Aquí nadie ha llorado. Respira hondo y prepárate para volver al campo de batalla. Todavía queda guerra por delante y hay que ganarla de manera individual. Aunque duela.