3 mar. 2013

Six

¿Nunca has sentido algo tan bonito que las lágrimas te ruedan solas, mientras no puedes dejar de sonreír, recordando?
¿Nunca has vivido momentos tan maravillosos con alguien que, en cuanto se va, rompes a llorar en soledad porque, a tu parecer, han terminado demasiado pronto?
Cada vez me cuesta más dejarte marchar, cada vez duele más ver como te alejas, pero refugiarme en los momentos perfectos que hemos pasado juntos compensa ese escozor que me sube desde el pecho a los ojos, desembocando en lágrimas de felicidad y de deseo de tenerte.
Pido cada día al cielo que si nunca vas a ser para mí, me quite este sentimiento de dentro, pero lo que noto es que cada día es más fuerte.
Y eso tiene que significar algo.