22 abr. 2013

Culpable por haber esperado tu amor

Una leve caricia que consiga hacerte estremecer.
Me quedo con el recuerdo de tu sonrisa mientras sigo soñando cada día con todo lo que podríamos ser y que, por miedo, no somos.
¿Es normal este cosquilleo en los labios al pensarte?
¿Es normal esta estampida en mi pecho al recordar tu olor?
¿Entra dentro de algún límite racional quererte tan desmesuradamente?


Decían que jamás te querría y aquí estoy, colgada de una nube que lleva tu nombre.
Decían que lo que haría sería causarte daño y fíjate, soy yo la que sufre por tu indiferencia.


Estoy segura de que debajo de ese traje de hielo late un corazón cálido y apasionado. 
Las cadenas de la inseguridad son pesadas, aunque fáciles de romper. 
Conseguiré que las rompas, así sea lo último que haga, así lo pierda todo en el intento.