24 jul. 2013

Book Tag #1# En busca del libro perdido. ¡MEGAPOST SORPRESA!


Dos post en el mismo día. Cielo, ¿te aburres mucho, verdad?

Es igual, hace demasiado calor como para poder descansar y el incesante taladro del vecino no acompaña demasiado, ¡así que toca post! Pero va a ser divertido, es mi primer TAG
Estaba navegando por youtube y de repente me encontré con varios vídeos con el título "Book tag: En busca del libro perdido". He visto unos tres y me ha encantado la idea, por lo que, aunque no sea Vlogger, quiero hacerlo igual (Momento «mecreounabloggerimportante»(?)). Así que, cámara en mano y lista de reproducción puesta, voy a sumergirme en las profundidades de mi estantería para ver que tesoros se pueden rescatar de ahí y si tendré libros que encajen con las 17 partes del tag.


Mi "estantería" abarca desde la estantería propiamente dicha (cuyo primer estante está lleno de CD y un reproductor y el último está lleno de apuntes del FP y de diseño gráfico) hasta toda la parte frontal de mi escritorio, para procurar que ningún título quede tapado y olvidado. De todas formas, la colección es más grande. Mis libros son el mayor tesoro que tengo, y gran parte de aquellos con los que he crecido (Kika Superbruja, lecturas del colegio...) están en una estantería en el trastero, así que espero no necesitarlos para completar el tag.



Así que sin más, ¡COMENCEMOS!

*PD: Para no estar enredándome mucho contando todas las sinopsis de cada uno de los libros, voy a ponerlas como link en los títulos debajo de las fotos, para todo aquel al que le interese saber más acerca de cada uno.


1. Encuentra un título o nombre de autor con «Z»



Este libro me lo leí hace años, creo que aún no había empezado el instituto o, como mucho, acaba de entrar a la ESO. Me lo había prestado mi vecina de al lado por aquel entonces diciendo que su hermana se lo había dejado y que le encantaba. Y a mí me terminó enamorando completamente. Siempre he tenido la espinita de no poder conseguir el resto de libros de la saga de la niebla de Zafón. (Por cierto, pequeño paréntesis. ¿Soy la única que cada vez que escucha su nombre lo interpreta como si fuera una sola palabra? Carlosruizafón. Os juro que en mi mente tenía hasta entonación. Bendita inocencia la de entonces.)
Volviendo al libro, no fue hasta hace un par de añitos que lo tuve en propiedad, cierta personita adorada me lo regaló en un amigo invisible, (si algún día logro que leas mi blog, tú sabes quien eres, GUAPA♥) dándome la posibilidad de poder releerlo después de tanto tiempo. Personalmente lo recomiendo mucho. Zafón es muy bueno a la hora de narrar, consiguiendo engancharte hasta la última página. 


2. Encuentra un clásico
Tras una dura indecisión, para este punto he decidido decantarme por


¿Quién no conoce la historia de «Romeo y Julieta»? Desde siempre, tuve mucha curiosidad por leer la obra original de Shakespeare. Primero la leí de manera digital en una noche y, me obsesioné tanto, que me mandé a pedir el libro físico, con el tremendo error de que no puse atención a la edición que prefería, llegando a mis manos una versión bilingüe cuya traducción no me satisface del todo. Aún así, me gusta tanto esta historia que tengo el libro lleno de marcadores en mis partes favoritas. Dudé sobre poner en este apartado a Hamlet u Orgullo y Prejuicio siendo estos también grandes clásicos, pero, para mí, Romeo y Julieta siempre será un clásico de los más grandes, bastante por encima de los demás. 


3. Encuentra un libro que tenga una llave


Rubí tiene una llavecita en el lomo y la portada llena de muchas muchas llaves, así que creo que cuenta, ¿no?. Me acostumbré a llamarlo Rubinrot por todo el lío de estar esperando la película y la barbaridad de tiempo que se pasaron para subtitularla. Aunque he de decir que está bastante fiel al libro, no terminó de convencerme. Como siempre pasa, me la esperaba de otra manera, sobre todo el final. Pero lo que es el libro en sí me encantó, la historia engancha, absorbe y te mantiene alerta durante los tres libros hasta el final. A lo mejor se excede un poco con tanto suspense (cofcofzafironocuentanadaimportantecofcof) pero merece mucho la pena esta saga. Totalmente recomendable. 


4. Encuentra algo en tu estantería que no sea un libro.

Wall•e

Esta monada no está en la estantería propiamente dicha, sino sobre los libros que están sobre el escritorio. Fue un regalito de cumpleaños atrasado de hace unos dos años que llegó después de largas depresiones por no conseguir por ningún lado "un Wall·e de verdad". Ahí donde lo veis, éste está hecho de papel y cola blanca. Y desde el primer día me ha tenido completamente enamorada. ♥


5. Encuentra el libro más antiguo


De entre los libros más antiguos de mi estantería, creo que este es el que les gana, pues es el único al que no he conseguido encontrar la fecha de la edición completa, sino de cada uno de los relatos sueltos que componen la antología, y ninguna es superior a 1990. Hace bastantes años, mi madre trabajaba en una librería, y cuando veía un libro interesante, lo leía en el trabajo y, si merecía realmente la pena, lo compraba. Este fue uno de ellos. Yo personalmente aún no lo he terminado. Lo leí cuando era bastante pequeña y una de las historias en particular, sobre un león en los baños de un colegio, me traumatizó de manera considerable. Hasta el punto de fantasear que la ambientación de dicha historia transcurría en los baños de los niños de mi colegio de primaria. Creo que algún día me pondré con el resto de relatos, por el momento, creo que va a seguir cogiendo algo de polvo en el estante. 


6. Encuentra un libro con una chica en la portada
Estuve bastante tentada de poner The Host en este punto, pero no se veía una chica entera propiamente dicha, por lo que consideré más oportuno poner:


Me decanté por Juntos desde que me enteré de su publicación. Recientemente había leído Los juegos del hambre y me había enamorado de esa clase de distopías. Una sociedad malévola y controladora bajo el pretexto de hacer lo mejor para el ciudadano. A día de hoy ya me leí los tres libros de la saga y he de decir que es bastante recomendable. Si bien a mi en particular me gustó mucho más el primero. El segundo me pareció demasiado relleno y el tercero... no me desagradó, pero entre la narración por tres personajes distintos y la lucha contra la plaga... no se. Creo que se podía haber enfocado de otra manera. Pero a fin de cuentas, la historia engancha, entretiene y de verdad que merece la pena. 

7. Encuentra un libro con un animal


Y en portada, ¡Pétula hipnotizada! Le cogí muchísimo cariño a esa perrita ficticia. 
Tenía unos 10 ú 11 años cuando me regalaron mi primer libro de Molly Moon. Recalco el MI porque resultó ser que ese precioso libro de tapa dorada súper brillante no era el primero de todos. Era el segundo. Conocí a Molly cuando ya sabía hipnotizar y podía detener el tiempo para hacerle frente al malvado de ojos heterocromáticos Primo Cell. Continué sus aventuras varios años después con una encuadernación similar de fondo rojo: Molly Moon viaja a través del tiempo. El tercero (y último en ese entonces) de los libros. No fue hasta otro par de años después que conseguí el librito plateado que contaba el origen del famoso libro que había enseñado a Molly las maravillas del hipnotismo y del cual, irónicamente, menos recuerdo su historia. Siempre que cuento esta historia mis amigos se ríen por mi mala pata y bromean con que lo mío son las sagas. O las atraigo a medias o las empiezo por la mitad. Pero a fin de cuentas, es divertido. Luego tienes un montón de anécdotas que contar, lo mal que lo pasabas esperando el siguiente y la frustración de encontrar más y más títulos que ansías tener. A día de hoy, hasta donde he podido averiguar, la historia de Molly tiene dos libros oficiales más y uno extra que he logrado conseguir en formato digital. Algún día completaré todas estas sagas que siempre me encantan y que los traductores me dejan con la miel en los labios. 


8. Encuentra un libro con un protagonista masculino.


Viniendo un poco del punto anterior, la persona que me regaló (sin saber, todo sea dicho) la segunda parte de los libros de Molly Moon, fue la misma que puso a Robert Louis Stevenson en mi camino, y le estaré agradecida por haberme regalado Secuestrado. Puede que no fuera una lectura demasiado recomendada para una niña de 11-12 años que venía de leerse Matilda o Molly Moon, pero la historia del joven David Balfour me caló hondo. Fue la primera vez que recuerdo despertarme a medianoche para seguir leyendo. También creo que fue el primer libro que leí narrado en primera persona. Me gusta releerlo de vez en cuando, lo considero una lectura obligatoria. Aunque siendo de Robert Louis Stevenson, ¿a alguien le sorprende? 


9. Encuentra un libro que sólo tenga palabras en su cubierta.


Ya lo se, lo se, tiene dibujos. Pero de todos los libros físicos que tengo, este es el que más destaca por las letras. Otras personas han puesto Las ventajas de ser un marginado, pero yo ese de momento solo lo tengo en formato digital, y por más que rebusqué entre todos mis ejemplares, este fue el único que más o menos cumplía los requisitos. ¿Historia de este libro? No recuerdo muy bien como llegué a querer comprarlo. Lo que se es que me encantó. Me enganchó. Y todo el mundo a quien se lo he recomendado lo ha adorado. Mi madre misma, sin ir más lejos, después de leerlos, ninguno de los demás que le recomendé le parecieron suficiente comparados con la historia de Bel. Altamente recomendable. 


10. Encuentra un libro con ilustraciones


En lo primero que pensé al ver lo de ilustraciones fue en un manga. Pero obviamente, un manga no es un libro propiamente dicho, y antes de bajar al trastero a buscar alguno de Kika Superbruja me acordé de Charlotte. No se si contarán como ilustraciones propiamente dichas, pero si es verdad que la maquetación de este libro siempre me ha tenido enamorada. A día de hoy solo me falta por leer (y tener) el último, el de navidad. Y no tardaré en conseguirlo. Dadme tiempo. 


11. Encuentra un libro con letras doradas


No se si en la foto se apreciará demasiado, pero, menos el nombre de Suzanne, el resto de los títulos son el dorado. Como dato curioso, (otro), ¿sabéis quién acompañaba a Molly Moon 2 en aquel cumpleaños? Sí, exactamente. Gregor 2. Se ve que esta persona tenía fijación por empezar por las segundas partes. Lo que me da muchísima rabia de la historia de Gregor es que nunca pude conseguir ni el primer libro ni los siguientes. Antes. Porque ahora con el BOOM de Los juegos del hambre los han reeditado hasta la saciedad (en el resto del mundo, porque lo que es donde yo vivo, ni con esas) Y no es por ir de hipster ni nada por el estilo, pero yo ya conocía a Suzanne antes de que creara a Katniss, por lo que en cuanto salió LJDH  y me lo regaló la misma persona (un aplauso, esta vez por fin dio con el primero) supe que no me defraudaría. Gregor es otra de mis espinitas clavadas en cuanto a sagas se refiere, es otra que pienso completar tarde o temprano. Por cierto, pese a ser ya una segunda parte, es muy recomendable. 


12. Encuentra un diario (real o ficticio)


Hace muchísimo tiempo que no llevo un diario personal y, de todos modos, nunca lo tendría en la estantería, por lo que la opción que me quedaba era tirar de Ana. Nunca, nunca, pero nunca me han gustado las historias relacionadas con el holocausto, me ponen enferma. He rechazado más de un libro tras ver que detrás de un título y una sinopsis inmensamente atrayente se esconde una historia de horror nazi. Pero con Ana fue algo diferente. En cuanto me fui enterando de esa parte de la historia y descubrí la existencia de este libro imploré por tenerlo. Y un día de reyes ahí estaba. Una historia real, contada desde un punto de vista más ¿suave?. Hace tiempo que lo empecé y, aún queriendo devorarlo, aún no he podido, me sobrepasa. Espero no dejarlo a medias mucho tiempo más, pero por el momento, no tengo intenciones de retomarlo. 


13. Encuentra un libro escrito por alguien con un nombre/apellido muy común


De entre toda mi biblioteca, sinceramente, me ha costado encontrar algún autor con un nombre que pueda considerar común, sumando el hecho de que no suelo leer a escritores españoles. Pero creo que el nombre más común de mi estantería es el de Laura Gallego. La emperatriz de los etéreos es un libro que me fascinó. Derrocha tal cantidad de fantasía que te quedas anonadada, ansiosa de más. Me gusta mucho como escribe y su modo de enfocar la ficción juvenil. Menos en Memorias de Idhún. Mucha gente considera esa trilogía como el "súmmum" de sus obras, pero yo con eso de "una pareja de tres" perdonadme, pero no comulgo. Me leí el primero y ahí quedó la cosa, por el momento no quiero leerme el resto y, al paso que voy, no creo que quiera. Pero la emperatriz si me cautivó, y tengo entre mi lista de prioridades Dos velas para el diablo. Porque una obra no me guste no significa que no me vaya a gustar el resto, ¿no?
Un detalle que me ENCANTA de esta edición es que todos los datos del libro vengan impresos en una sobrecubierta transparente. Al quitarla queda un precioso libro celeste con el copito de nieve dandole ese toque especial. Recuerdo que cuando fui a comprarlo también estaba la edición de bolsillo por unos 2 o 3€ menos y considerando la diferencia, preferí la edición bonita. 


14. Encuentra un libro de tapa dura sin sobrecubierta


Sinceramente, no recuerdo muy bien como llegó este libro a mis manos. Creo recordar que me lo dio una de mis primas y, que yo sepa, nunca ha tenido una sobrecubierta, al menos desde que llegó a mí. Supongo que alguna vez la tuvo al tratarse de un libro del círculo de lectores, y por lo general, todas las encuadernaciones del círculo en tapa dura vienen con una sobre cubierta, además de que ese diseño tan minimalista invita a intuirlo. De todos modos no me parece un libro feo. Muchas veces la sencillez es mucho mejor, y así, ya solo con verlo, sabes que se trata de algo relacionado con Japón. El poder de los iconos. Este es otro de los que no he llegado a terminar, y con bastante delito, pues me quedaban menos de 100 páginas para el final, pero no se, me cansé de ver sufrir tanto a Sayuri. Cuando lo haya olvidado del todo lo leeré completo de nuevo y esta vez no pienso volver a dejarlo. 


15. Encuentra un libro turquesa


Para no volver a repetir el de La emperatriz de los etéreos sin sobrecubierta, creo que éste es el libro que tengo con más carga de azul. No se si se puede considerar turquesa, pero es un azul bonito. Este libro es la prueba tangible de una frase atrayente vale más que una gran sinopsis. No es un libro muy conocido, al menos yo no sabía de su existencia hasta que me dio por hurgar un poco entre los libros de bolsillo buscando alguna distracción económica. En cuanto lo cogí y leí su parte trasera, una frase se pegó a mí y me imploraba que me lo llevara a casa: «Breve historia de los que ya no están es una novela de una imaginación poderosa y cautivadora, que acompañará al lector mucho tiempo después de haber leído la última páginaUna historia cautivadora, merecía la pena. Yo quería una historia así, y de veras que te deja pensando. 


16. Encuentra un libro que tenga estrellas


Después de pasarlas bastante putas para sacarle la foto al libro con tanto brillo, más vale que cuente. Tiene solo un par de estrellitas por el lomo, pero estrellas al fin y al cabo. El otro con estrellas era el segundo de los de Molly Moon, pero por no repetir, y porque quería sacar este. 
¿Por qué en mis perfiles pongo que vivo en Reino Unido? Aquí tenéis la respuesta. AMO con todas mis fuerzas este libro. Fue el primero que me devoré en una tarde. 
No soy capaz de entender por qué los libros de Sue Limb no han tenido algo más de fama dentro del ámbito juvenil, a mi juicio son maravillosos. Tienen partes desternillantes, partes de amor... si bien es verdad que con los últimos decayó un poco, Chica de 15 y Chica de casi 16 se merecen algo más de popularidad. 
Es gracioso pensar que estos libros los leí con unos 13 años, creo, ¿o 12? En realidad no me acuerdo demasiado bien. Lo que fue genial fue volver a leerlos con las edades de Jess en cada una de las entregas, y cada año releo Chica de casi 16, de los cuatro, (publicados en español ¬¬), mi favorito.


17. Encuentra un libro que no sea juvenil


Me leí este libro cuando no tenía edad para comprenderlo y eso dejó unas anécdotas bastante graciosas. A día de hoy lo considero como otra Bridget Jones. Una treinteañera despechada a la que su novio deja plantada tras mandarlo a buscar un bote de mostaza. En su día lo califiqué de malo y aburrido. ¡Inocente de mi! ¿Sabéis esas situaciones de inocencia de los niños a las que no sabes responder? Leyendo este libro pregunté a la mujer de mi padre lo que era una mamada ya que no entendía el contexto de aquella parte de la historia. A día de hoy lo pienso y me desternillo. ¡Bendita inocencia! Luego volví a leerlo con 16 años, entendiendo ya de que iba la movida solteril y amando a mi querida Bridget Jones por sobre todas las cosas. Esa segunda lectura me hizo ver que se trata de un libro igual de divertido el cual merece la pena leer. 


¡Y FIN!

Pensar que empecé a hacer esta entrada a las 6 de la tarde y ya van a ser las 12 de la noche. A estas alturas cuenta ya como post de mañana, más que de hoy. Pero me ha divertido enormemente hacerlo y buscaré más Book Tags para seguir recordando las historias curiosas que envuelven mis libros y lo bien que me han hecho sentir durante todos estos años. 
Si alguien ha llegado hasta aquí, ¡gracias! y espero de veras que te haya gustado y entretenido. Y si compartes alguno de mis gustos, mejor que mejor. 

Muy buenas noches~ soñad con vuestros libros favoritos y nunca perdáis la pasión de leer. ♥
Ƹ̴Ӂ̴Ʒ

No hay comentarios:

Publicar un comentario