2 ago. 2013

¿Ahora que viene el fin de semana te vas, sol traicionero? Aventuras y desventuras de una «Diseñadora.psd» Vol. 10

Ley de Murphy, ¡si es que lo digo siempre! Que a lo mejor sale el sol mañana y todo, ve tu a saber. Este tiempo es tan impredecible que no merece siquiera hacer juicios precipitados. Aunque para las intenciones que tengo de ir a la playa estoy bien así como estoy. Incluso agradecería alguito de frío. Tengo ganas de coger al señor que dijo que este iba a ser el verano más frío de los últimos 200 años, forrarlo con chaquetones y bufandas y soltarlo en mitad de la calle, a ver si tiene los cojones de seguir afirmando lo mismo. (Siento la vulgaridad, pero el calor me pone de mala leche).





¿Acaso esto os parece normal? ¡Nubes a 26º de temperatura! ¡Por el amor de Dios! ¿Qué ser humano con todas sus facultades mentales y físicas en orden es capaz de soportar tanto vapor? ¿Los saunafílicos? (Nuevo palabro invención propia(?))



Pero en fin, habrá que tirar como se pueda, intentar aguantar las ganas de salir a la calle vestida solo con el bañador y cargar con el abanico en el bolso a todos lados, no hay de otra.

Hoy al menos en la oficina tenemos un día tranquilote, sin intimidaciones (jefe de viaje y esas cosas). Trabajamos a nuestro ritmo, sin prisas, y ya hemos adelantado bastantes cosas. Mejor que mejor.

¿Sabéis algo bastante desagradable? Esto de que vas al súper a aprovisionar de cigarros a tu compañera y te encuentras a esa vecina molesta e insoportable que antaño vivía en el piso de abajo y, ahora, pretende darte conversación. Lo siento mucho querida, no te puedo ver ni en pintura, perdona que te haya dejado con la palabra en la boca, pero hace mucho tiempo que dejé de ser hipócrita con la gente a la que no soporto.




Estoy de los nervios porque mañana tengo un compromiso importante y estoy deseando a partes iguales tanto que llegue y pase ya, como tener algo más de tiempo para asimilarlo. Si sale todo bien ya daré más detalles, y si sale mal, ya despotricaré a gusto. Caben ambas posibilidades.

Por otro lado, matadme por favor. ¿Recordáis que dije que estaba aprovechando a leer en las horas muertas del trabajo? Pues lista de mí que me puse a leer en la tablet y si, en la tablet marqué la página en la que me quedé, pero ahora si quiero ponerme a leer aquí no recuerdo en que parte me quedé. Se que iba como por el 30% del libro, pero ve tu a saber ahora qué página numérica era eso exactamente. Vuelta otra vez a los problemas del primer mundo. Ya me pondré a leer por encima hasta llegar ahí, ¡Que remedio!

Hoy una noticia que inunda mi TL de twitter es el descenso del paro en nosecuantos miles de personas. Y digo yo; vale, muy bien, se oye muy bonito, pero recordemos en que época del año estamos y usemos terminología técnica. Existe algo llamado "paro estacional" que fluctúa en función de los meses en los que te encuentres. Agosto. Verano. ¿Qué casualidad, no? Esas miles de personas lo que tienen ahora mismo son contratos estacionales, de tres meses como mucho, para cubrir vacaciones o para apechugar con demandas elevadas, ya sea por motivo del turismo, rebajas o similares. ¿A que la emoción se va tan rápido como vino? ¡Qué más me gustaría a mí que formar parte de esos miles que por fin vuelven a tener un contrato! Pero un contrato con algo más de seguridad, cosa que, a día de hoy, en este país de chiste, resulta prácticamente utópico. Pero esto ya es tema de otro debate al que no me interesa entrar hoy, que bastante bien está yendo el día.

Por lo demás, poco queda por añadir. Ahora toca pasar la mañana entretenida en lo que vaya saliendo y disfrutar del momento. Carpe diem. No podemos olvidarnos nunca de eso, que si vivimos pendientes de mañana terminaremos olvidando las cosas buenas que nos están pasando hoy.

¡A ser positivos, Mariposas! ¡Que tengáis un buen día! ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario