20 ago. 2013

Celos absurdos pero inevitables, cerebro desordenado y seguimos con la cuenta atrás. Aventuras y desventuras de una «Diseñadora.psd» Vol. 20

Creo que desde hace unos cuántos volúmenes las aventuras como diseñadora han contado de todo menos las cosas que van pasando en el mundo del diseño. Se ha ido desviando un poco de la temática original, lo siento, pero como excusa diré que este último período está siendo bastante tedioso. Podría haber dado por concluidas las prácticas hace ya varios días, perfectamente. Pero ya va quedando menos, paciencia, pronto seré libre otra vez. 

Tengo un serio problema... a veces. En realidad no se en qué momento me volví tan posesiva con cosas que no son realmente mías, por decirlo de algún modo. Lo peor de todo es que se de sobra que son celos injustificados e innecesarios, puesto que se lo que hay detrás. Es, como si no me lo terminara de creer. Decidme que a alguno más de vosotros os ha pasado, aunque mi forma de explicarlo no sea la más adecuada. 

Puede que sea culpa mía por demandar demasiada atención de alguien que no es demasiado dado a demostrar sus sentimientos, pero intento ser comprensiva y mucho. Hasta el día en que las cosas cambien de alguna manera. Solo espero no haberme cansado de esperar en ese entonces. 

En fin, idas de olla que me dan una vez al mes, dichosas hormonas. La parte cuerda de mi, sepultada ahora mismo por un aluvión de hormonas revolucionadas, lagrimilla en mano; sabe lo que hay y sabe que está actúando bien, sabe lo que tiene que hacer para conseguir sus metas, es la parte emocional la que se tapa los oídos, se pone a gritar y da vueltas en círculo haciendo las cosas más difíciles. 

¿Veis? ¿Qué hay ahí relacionado con el diseño? Nada. Si acaso, podríamos extrapolarlo a lenguaje photoshopero, pero seguiría sin tener demasiado que ver. Permitidme que me pueda tomar estas licencias poéticas para poder pasar el rato de algún modo no demasiado matador. 

Después de aquí lo que haré será seguir leyendo, pero voy a desistir de Juliet Immortal, la traducción deja muchísimo que desear y se me hace insufrible leer de esta manera. 50 páginas he aguantado. Ahora lo intentaré con algo que pueda estar mejor diseñado, algo famoso... Divergente o Cazadores de sombras... o Shadow & Bone que también tiene pintaza. ¡Toca cambiar gadgets! 

Por lo demás, hasta aquí llega la entrada de hoy. Seguiré batallando en silencio contra mis propios demonios hasta volver a sepultarlos. Y me repito: niñas, nunca crezcáis, es una trampa. 

¡Feliz día, Mariposas! ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario