26 ago. 2013

No quiero estar aquí, quiero volver a mi cama, o a mi coche en su defecto. Aventuras y desventuras de una «Diseñadora.psd» Vol. EXTRA

Dada la proximidad de septiembre, empiezo a ponerme nerviosa conforme pasan los días. Es el primer año en que no tengo un plan, que termina el verano y no tengo material nuevo que preparar, ilusión por volver a las aulas... Lo único que tengo es una brújula que gira sin apuntar a ningún sitio con exactitud y demasiadas opciones en el borde de la mesa que, por más que me estire, no consigo alcanzar.

26 de agosto. Última semana "del verano". 
Dentro de 7 días habrá que ponerse las pilas y seguir buscando trabajo o seguir estudiando. (Aunque intentaré compaginar ambas. Sí, me inscribí en los dos cursos que mencioné el otro día al no lograr decidirme. Ya podéis decirme ansiosa.) Veo cernirse negras nubes sobre mi horizonte y no me gusta. Ya tuve un año sabático vacío, no quiero otro por nada del mundo. 

Con esta, se cumplen ya dos semanas de dejadez lectora. (Y TENGO QUE ENTREGAR EL LIBRO DE LA BIBLIOTECA EN DOS DÍAS T/////T Me siento inútil(?)) Así que he pensado retomar el ritmo con un libro cortito que tengo empezado desde hace demasiado tiempo y aún no se por qué no lo he terminado. 

Nunca llueve eternamente - Erich Ventura

Bajo la frase: "Tienes que leerlo, me recuerda muchísimo a tu forma de escribir." un buen amigo me recomendaba este libro. En versión digital, y de unas 90 páginas; se volvió bastante apetecible y lo comencé a leer durante una de esas clases de Administración en la que los profesores dejan a sus alumnos en los ordenadores con libertad absoluta. No recuerdo bien si fue mientras estaba en primero o en segundo, por lo que no sé si llevo un año o dos con esta lectura pendiente. ¡Y qué mejor momento para retomarla que ahora, en las horas muertas de este día en el que no tendría que estar aquí, perdiendo el tiempo!

Al salir de aquí tengo pensado ir a perderme un rato por algún lugar cercano, respirar hondo, pensar, oxigenarme después de estar tanto tiempo metida en casa y antes de volver a encerrarme durante ve a saber cuanto tiempo más. 

¡QUIERO ALGO QUE ME MANTENGA OCUPADA PARA NO PENSAR EN NADA! ¿DE VERAS ES DEMASIADO PEDIR? 

En fin, supongo que de todo se sale, estoy cansada de seguir aferrándome a lo mismo, pero tampoco puedo rendirme. Cuando una puerta se cierra, una ventana se abre, ¿no?

Feliz lunes y feliz inicio de semana, Mariposas. ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario