9 nov. 2014

Tarta de OREO en una taza ♥ (OREO mug cake)

¡Buenas a todos! 


Hoy voy a hacer algo nuevo, algo que pensé que jamás haría personalmente. Siempre he sido más de buscar las cosas hechas, más comodona como quien dice. 

Resulta que hace poco di con una receta de estas rápidas y sencillas para hacer un pastelito en el microondas dentro de una taza, y como el título no deja lugar a sorpresas, se trata de una tartita ¡de OREO! 


Si amáis las OREO tanto como yo, esta receta os encantará. 

Dado que no encontré ningún sitio en el que explicaran el procedimiento en español, aquí tenéis mi pequeño granito de arena. 


Y basta ya de rodeos, ¡vamos a cocinar algo delicioso! 



★ Tiempos 

• Preparación: 5 minutos
• Cocción: 2 minutos
• Total: 7 minutos


☆ Ingredientes 

Galletas OREO: 9 pares
Polvo para hornear / levadura química: 1/2 cucharadita de té. 
Leche: 1/2 taza (unos 125 ml) 
Azúcar: 1 cucharadita de té. (Si no os gusta demasiado dulce podéis saltaros este paso) 




○ Como acompañamiento yo utilizaré helado de vainilla y sirope de chocolate, pero vosotros podéis utilizar lo que queráis.


 Preparación 







1. Trituramos las galletas (sin quitarles la cremita del medio) hasta que queden bastante finas. 

Yo he utilizado un procesador de alimentos, pero vosotros podéis utilizar una licuadora o también podéis meterlas en una bolsa de plástico y aplastarlas con un rodillo o cualquier cosa por el estilo. 











2. Cogemos un bol y echamos dentro las galletas. Añadimos el polvo para hornear / levadura química y mezclamos bien. Añadimos también la leche y mezclamos hasta incorporar todo bien. 






3. Engrasamos un recipiente apto para microondas con aceite. Aconsejo hacerlo con aceite de girasol, ya que el de oliva al ser tan fuerte puede contaminar el sabor del pastel final. También podemos utilizar un molde de silicona anti-adherente. 




Vertemos la mezcla dentro del recipiente que hayamos preparado y lo meteremos al microondas durante unos dos minutos y medio a potencia regular. (Unos 700-800 W) 






Dejaremos enfriar la tartita unos 10 minutos.

Yo traté de desmoldarla pero quedó tan esponjosa que se me empezó a deshacer, así que decidí dejarala en el bol y comerla directamente de ahí. 



¿Os gusta como quedó? Pues ya no la busquéis, ¡no duró un asalto!
Simplemente con una bola de helado de vainilla ya le da el toque suave que complementa al bizcocho. Me arrepentí de ponerle el sirope porque no quería que matara el sabor a OREO. 
Espero que la pongáis en práctica y os chupéis los dedos hasta los codos.



Y ya sabéis, poned algo dulce en vuestro día a día, que la vida es muy corta para andar amargándose. 

¡Que tengáis un buen día y una buenísima semana que ya comienza! ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario