27 jul. 2015

Tengo que colgarte, te llamo después.

Y vuelvo a escribir con la luz apagada, estoy sin estar y pierdo la calma.
Huyendo del daño que hacen las palabras.
No miro tus fotos, ni leo tus cartas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario