5 sept. 2015

Hoy te devuelvo la mitad

Del recuerdo que se va contigo a otro lugar. 
Solo me queda comenzar, ya no importa la verdad, ni el principio ni el final. 




Para limpiar el alma hay que llorar. 
En este cielo compartido la lección fue haber vivido 

No hay comentarios:

Publicar un comentario