22 nov. 2015

Fin

Existen sentimientos que forman una pelota la cual llegado el momento te impide respirar.
¿Qué alternativas existen? Provocar el vómito, poner empeño en digerirlos, simplemente ignorarlos...

A veces creemos que expresándolos de algún modo nos puede ayudar a sofocar esta fatiga. Diálogos mentales que nos aceleran el pulso, situaciones probables, seguir enumerando alternativas...

Sólo tengo una cosa que decir, y voy a ser clara y concisa. Se me han quitado las ganas de seguir, porque soy yo la que siempre ha estado ahí, al pie del cañón, para todo. Siempre. Y por mucho que insista la situación no se va a invertir. No puedo estar pendiente de todo, ya me he cansado. Y duele, duele más de lo que probablemente seas capaz de imaginar. Por eso voy a enterrar el hacha.



No hay comentarios:

Publicar un comentario