31 dic. 2015

2016

Hoy, a parte de un buen año, se cierra con él una buena etapa que probablemente echaré de menos. El primer reto del año se presenta incluso antes de los 12 m&m's, pero la ilusión es mayor que el miedo y confío en que venga cargado de nuevas y buenas experiencias. Nunca hay que dejar de lado el positivismo. Este año ha tenido sus baches, he perdido personas queridas, pero ya he aprendido que tarde o temprano la verdad aflora y las máscaras se caen. Todavía quedan buenas y grandes personas en mi vida a las que cuidar y mimar.
Estos dos últimos años han sido buenos y han ayudado a mejorar en confianza y en autoestima, y estoy segura de que en este nuevo año la montaña rusa no hará más que seguir subiendo. 2016, prometes ser un maravilloso año, y confío en ti. El año en el que llegaré a los 24, un paso más cerca del 1/4 de siglo, va siendo hora de que la vida tome un rumbo fijo y más definido. Serás el año en que por fin conozca el amor, aunque no sea el verdadero, me conformaré con eso.
Prometes tantas cosas que te creo capaz de cumplir, que no tengo miedo, sólo expectación.
Bienvenido, año nuevo. No me defraudes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario