12 oct. 2016

Someday we remember

Querido David, no es nada personal, sabes que te adoro con todo mi ser, pero esta puntería nuestra a la hora de descubrirnos mutuamente empieza a no gustarme.


I hope someday we remember what was lost here
for if love no longer wait for the broken
Where do we go when it all goes away?

14 sept. 2016

Smoke

Tengo miedo, tengo ansiedad, tengo pavor.
Tengo ganas de cerrar los ojos y abrirlos cuando por fin haya algo decidido.
¿Qué va a pasar con nosotros?
Me duele el pecho de pensarte y de tanto fumar para intentar olvidar, aprender a esperar.

31 ago. 2016

288

Hoy no tengo la mente para pensar. Para pensar con claridad y coherencia, me refiero.
Están siendo días intensos. Podría decirse que mi modo de vida ahora mismo es el que tanto se fomenta últimamente: "vive el presente, no hagas planes, no pienses en el pasado, lo que tenga que venir, vendrá"

Y NO ME GUSTA.

NO
ME
GUSTA

Tal vez hace un año no me lo habría tomado tan a pecho, no estaría en esta situación, no me sentiría tan frustrada y maniatada. Pero también hace un año no tenía motivos por los que levantarme para seguir luchando a parte de los de sentirme útil y seguir luchando por un futuro mejor, que algún día llegaría.
Pero ahora... ahora todo es tan distinto...
Tengo una meta clara, tengo un deseo que me desboca el corazón cada vez que pienso en él y que lo detiene cada vez que surge un nuevo obstáculo.
Tenía sueños menores; quería ser una buena escritora, una buena artista; ni siquiera grande, sólo buena. Ahora todo me da igual, hace tiempo que dejé de creer en mí como una artista propiamente dicha. No empleo tiempo en ello con las excusas de "no tengo tiempo", "estoy muy cansada", "no voy a lograr nada y por tanto no merece la pena". Me he cansado de luchar. Sigo la misma rutina por seguirla, pero me siento vacía, alejada, condenada a trabajos manuales, a oportunidades mundanas y a sueños de clase baja, por decirlo de alguna manera.
Esa pequeña parte optimista que está oculta tras barrotes en algún rincón de mi mente sigue dejándose la voz diciéndome que no pierda la fe, que no desfallezca, que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Y pienso que llevo tanto tiempo pasando trabajos que ya va siendo hora de que me toque algo bueno.
Luego llega la parte derrotista y susurra frases del estilo "pensar que la vida va a tratarte bien por buena persona es como esperar que un tigre no te ataque por ser vegetariano". Y volvemos al pozo. Voy a tener que ir comprándole muebles, algún cuadro bonito, que al menos, si voy a seguir más tiempo aquí abajo, luzca bonito.

No se que hacer, no se que pensar, no se distraerme y quejándome no me van a caer las oportunidades del cielo, pero me siento tan bloqueada ahora mismo que no me sirve ninguna de las vías de escape de antaño. Sólo necesito una cosa, la única cosa que me mantiene cuerda, esa que tiene fecha de caducidad, esa que me aterra perder por sobretodo.
Esa que sé que me hará olvidar todos los males del mundo con solo una mirada.
Esa de la que llevo 288 días enamorada hasta las trancas.

23 jun. 2016

23 de junio

Se dice de hoy que es la noche más mágica del año, donde supersticiosos y reticentes por un momento aparcan sus diferencias y piden sus deseos, a su manera, pero se encomiendan al poder de la noche más corta del año.

Yo tengo un deseo, simple y sencillo; quiero sentirme realizada, levantarme cada mañana y saber que estoy haciendo algo que querré seguir haciendo al día siguiente, y al otro y al otro.
Quiero un trabajo que realmente me llene, que me de para sobrevivir durante un mes, que me llene la boca al decirlo y no que me sienta infravalorada como me siento hoy.

Por otro lado, hoy es la noche más mágica del año y no te tengo a mi lado para ver juntos las hogueras, mientras te lleno de besos por todos los recovecos de tu cuerpo que tenga más a mano, haciendo todos los rituales de los que tanto hablan aunque no nos hagan falta, porque ya nos tendríamos el uno al otro.
Puede que esta noche no te eche tanto de menos como las otras 364, pero simplemente porque ésta será más corta que todas las demás, aunque puede que te eche más de menos por todo el simbolismo que atañe, todavía no lo tengo realmente claro. Sólo se que te necesito aquí, abrazándome, dándome tu calor en esta fresca noche de San Juan.
Porque no quiero el calor de las hogueras, simplemente con el tuyo no necesitaré nada más.

En esta noche de las brujas mi corazón clama más alto que el resto de mi persona, intentando atraerte de la manera que sea. Porque si verdaderamente existe la magia esta noche, nuestro encuentro estará muchísimo más próximo.

11 jun. 2016

Dolor

Documentarse es un absoluto coñazo. No voy a cortarme con las expresiones. Pero creo que inventarse un mundo complejo rico en reglas es un paso demasiado avanzado todavía. Primero localizaciones reales, luego rienda suelta a la imaginación. Y más ahora que estoy en plena crisis creativa. Todavía.
Sigo pensando igual, seguir escribiendo y corregir sobre lo escrito. Los esquemas no van conmigo, prefiero ir a la aventura, con una idea firme y una pequeña brújula que me ayude a no perder el norte. Aunque la verdad no se si este sea el mejor momento para nada. Tengo la cabeza en otra parte. Hace poco he estado leyendo que el paracetamol alivia los dolores de un corazón roto. Supongo que tendré que chutarme hasta que el efecto de la droga me de algún tipo de lucidez que me ayude a pensar en otras cosas.
Primero que si estando feliz no se inspira igual, lo típico de que los artistas desdichados suelen ser los más prolíficos, pero el dolor persistente también me cierra. Ahora mismo tengo miedo de no valer para esto por mucho que me esfuerce, aunque crea que es una idea buena y con bastante fuerza. Vuelvo a estar asustada y desorientada, sin brújula, sin mapa, sin nada.
Quiero volver a encontrarme, a ver marcada la senda por la que seguir, pero supongo que por ahora lo que me queda es marcar yo misma mi propio camino. Suficiente por hoy. No más documentación, no más creatividad. Me duele la cabeza y el pecho, aunque puede que sea por tanto fumar. ¿Artista atormentada? Puede. Ahora mismo me siento dentro de ese perfil.

8 jun. 2016

Los colores opuestos también se complementan

Me gustan las canciones románticas clásicas, el correo tradicional y una buena taza de café.
Me gusta el rock a todo volumen, tan alto que me impida escuchar mis propios pensamientos.
Me gustan las fotos y los colores pastel, un labial de un color oscuro y los perfumes dulzones.
Me gusta la pizza, el pollo, la pasta rellena y las coles de bruselas.
Me gusta leer y escribir, un buen videojuego y una noche de fiesta llena de alcohol.
Me gusta la gente que habla correctamente y tiene cultura, que siempre tiene un tema de conversación.
Me gusta fumar y correr cuando me lo pide el cuerpo.
Me gusta creer en el tiempo y en un futuro positivo.
Me gusta estar sola en mi habitación, con la única compañía de mi cama y un buen libro.
Me gusta salir de fiesta con un grupo de amigos con el que chismear y reír hasta que duela.

¿Que a qué obedece todo esto? No lo se, ¿a la complejidad tal vez? ¿Al contraste? A que lo bonito de esta vida es pintarla con colores que no se complementen de cerca, pero que al dar un par de pasos hacia atrás veas la pintura y digas: pues oye, no está nada mal después de todo.

7 jun. 2016

Tengo una crisis creativa.

Pero de las gordas.
No una del tipo "no se me ocurre una idea, voy a pensar en otra", no. De las de vacío existencial, de las de pérdida absoluta de la fe.
Si, es verdad que estoy escribiendo, pero la gran parte de lo que plasmo no me gusta o no me termina de convencer del todo, aunque creo que eso es bueno, mientras no deje de escribir siempre puedo ir modificando lo ya hecho y añadiendo más cosas; porque esa es otra, siento que no avanzo, que sintetizo demasiado y no soy capaz de extenderme. Creo que por eso es que he creado a un personaje charlatán, para ver si a mí misma como escritora se me pega algo.
Supongo que mientras no deje de escribir la cosa podrá avanzar, mientras siga leyendo y avanzando al mismo tiempo por ambos caminos.
Creo que de todas maneras no solo es una crisis creativa, creo que podría llegar a considerarse una crisis existencial. Me he dado cuenta analizando las explicaciones que le he dado a mi personaje para justificarse: una sensación de asfixia. Puede que eso sea verdaderamente lo que tengo yo, mi persona física, una vida asfixiante en la cual, el poco oxígeno que consigo metabolizar, es empleado en seguir la rutina y descansar de la misma de un modo vegetativo, con el cerebro en modo hibernación. Eso es lo que quiero evitar, el giro que me gustaría dar, porque todavía a mi rutina actual le quedan meses para poder ser modificada y creo que podría compatibilizar bien siendo capaz de armarme de valor, de ánimos y de fuerzas; cosa que constituye una armadura bastante pesada.
Para ser sincera, creo que la idea que tenía acerca de esta entrada en mi cabeza era bastante distinta, pero las cosas de un trabajo tan exigente es la imposibilidad de parar un momento a reflexionar y apuntar ideas. Me siento como un perro blanco entre una jauría de especímenes negros, no encajo en la vida que llevo actualmente y no es la que me gustaría perpetuar "hasta que la situación cambie". Estoy ya cansada del mismo mantra que jamás se repite, pero se, muy en mi interior, que tarde o temprano cambia, porque he sido testigo de las hazañas del tiempo, sé a ciencia cierta que pone todo y a todos en su sitio, ese es el único resquicio de fe que me queda.
Por eso no puedo dejar de escribir, aunque no me guste lo que salga, porque se que, perseverando, podré conseguir un buen resultado y todo el esfuerzo y las pérdidas de ilusión habrán merecido la pena con creces.
Tengo una crisis creativa, pero desde luego, no una crisis de fe.

13 abr. 2016

Una página diaria

13:26 GMT Dublín, Edimburgo, Lisboa, Londres
Tengo envidia de esa gente que ha podido trabajar en sus talentos y ha llegado a poder vivir de ellos. Antes de la treintena, me refiero. Yo voy rumbo a los 24 y lo que he hecho ha sido trabajar y "acatetarme" con el paso de los años.
¿Qué se me ha dado bien a lo largo de mi vida? ¿Qué sueños he ido matando por ajustarme al patrón de la realidad? El dibujo: perdido. La escritura: luchando por no perderla. La música: obsoleta.
Quiero retroceder, volver a ese tiempo en el que soñaba con ser escritora. Con ganarme la vida con esa pasión bohemia. Con un trabajo de ordenador y oficina. Con aprender y reinventarme cada día. Este año se hace inmenso y no veo el momento en que termine.
Tengo 23 años. Quiero evolucionar.

30 mar. 2016

Imagina

«Lo que voy a decirte no es fácil de entender y resulta imposible de admitir, pero si tienes la bondad de escuchar mi historia, si tienes la bondad de confiar en mí, entonces tal vez acabes por creerme, y eso es muy importante, porque eres, sin saberlo, la única persona del mundo con quien puedo compartir este secreto»

Ojalá fuera cierto/Volver a verte
Marc Levy



Todos tenemos la capacidad de imaginar, en diversos contextos, con más o menos frecuencia, con mayor o menor intensidad, pero nadie queda exento. A veces algo nos hace reducir nuestra existencia a imaginar por un período de tiempo; corto, largo; eso nunca lo sabremos. 
A Arthur le costaba concebir que de verdad estaba viendo a Lauren, creía que se estaba volviendo loco y que todo era producto de su imaginación. 

Por otro lado, de un tiempo a esta parte me he sumergido en mi propia imaginación, me he imaginado como sería tu tacto, tu olor, el simple hecho de sentirte cerca y notar como saltan chispas, esa atracción magnética que hará que el resto del mundo pierda su sentido. 

Sólo imaginar puede resultar doloroso, pero la fuerza con la que late mi corazón cuando pienso en ti hace que todo merezca la pena; porque eres real, porque lo que siento también lo es, porque nunca imaginé llegar a sentir lo que siento, tan intenso y tan grande. 

Porque ya no imagino el sentimiento del amor, me has enseñado a sentirlo realmente.




¿Y el secreto? 
Estoy enamorada. 
Lo que a estas alturas ya no es un secreto. 

8 mar. 2016

Metáforas

¿Por qué?
- Partícula interrogativa de la lengua española, siempre acentuada. Expresión del deseo de conocer una explicación sobre el tema al que acompaña -

O sobre más de un tema.

Ahora mismo suena de una forma hueca, como la reverberación de la voz en una habitación vacía. Vacío. Esa es la palabra correcta. Llevo en una habitación vacía tanto tiempo que he terminado acostumbrándome a la ausencia de muebles, sintiendo que ese es el destino que estaba reservado para mi. Sola entre cuatro paredes blancas.

¿Por qué?

No me había dado cuenta de que en cada pared había una ventana, por eso la habitación era tan blanca. Cuando una de esas ventanas se cierra, la ausencia de luz por uno de los flancos te ayuda a ver con detenimiento que es exactamente lo que te rodea, al menos un poco mejor que antes.

Una de las paredes resultó ser de un azul tan claro, que seguía pareciendo blanco si no te fijabas con detenimiento. La ventana cerrada tenía contraventanas clásicas de madera, labradas con paciencia y trabajo, una de ellas más detallada que la otra. Debajo de ella, una mesa. Sólo una mesa. Una rosa malva. Un papel en blanco.

¿Por qué?

El resto de paredes siguen luciendo un blanco cegador mientras dura el día. Cuando caiga la noche todo se volverá negro. ¿Olvidaré los detalles de la ventana? ¿Olvidaré las líneas de la rosa? Su tono exacto entre malva y púrpura.

He de admitir que sigo teniendo miedo a la oscuridad.

Puedo sentarme en el suelo a esperar, encenderme un cigarro mientras pasa el tiempo; llevo esperando inerme toda mi vida. O puedo levantarme y reconocer la habitación, poner en orden los muebles y escribir en ese papel en blanco que por fin se hacia donde voy, que ya se acabaron los porqués.

4 mar. 2016

Para siempre

Quédate conmigo para siempre, si para siempre significa poder despertarte a besos cada día.
Un para siempre en el que la distancia más grande que nos separe sea la que marquen nuestras propias pausas para recuperar el aliento.

Dame un para siempre en el que sean tus manos las que me muestren el camino a seguir; yo te daré un para siempre en el que nunca tengas que avanzar solo.

Quédate conmigo para siempre, construyendo entre sábanas y caricias el futuro que queramos; sin obstáculos, sin barreras, allí en donde el resto del mundo se desdibuje y solo estemos tu y yo.

Dame un para siempre que pierda su significado literal; yo te daré mi felicidad, pues solo existe cuando estás tú.