23 jun. 2016

23 de junio

Se dice de hoy que es la noche más mágica del año, donde supersticiosos y reticentes por un momento aparcan sus diferencias y piden sus deseos, a su manera, pero se encomiendan al poder de la noche más corta del año.

Yo tengo un deseo, simple y sencillo; quiero sentirme realizada, levantarme cada mañana y saber que estoy haciendo algo que querré seguir haciendo al día siguiente, y al otro y al otro.
Quiero un trabajo que realmente me llene, que me de para sobrevivir durante un mes, que me llene la boca al decirlo y no que me sienta infravalorada como me siento hoy.

Por otro lado, hoy es la noche más mágica del año y no te tengo a mi lado para ver juntos las hogueras, mientras te lleno de besos por todos los recovecos de tu cuerpo que tenga más a mano, haciendo todos los rituales de los que tanto hablan aunque no nos hagan falta, porque ya nos tendríamos el uno al otro.
Puede que esta noche no te eche tanto de menos como las otras 364, pero simplemente porque ésta será más corta que todas las demás, aunque puede que te eche más de menos por todo el simbolismo que atañe, todavía no lo tengo realmente claro. Sólo se que te necesito aquí, abrazándome, dándome tu calor en esta fresca noche de San Juan.
Porque no quiero el calor de las hogueras, simplemente con el tuyo no necesitaré nada más.

En esta noche de las brujas mi corazón clama más alto que el resto de mi persona, intentando atraerte de la manera que sea. Porque si verdaderamente existe la magia esta noche, nuestro encuentro estará muchísimo más próximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario