21 abr. 2017

Huellas y cicatrices

Perdóname, lo he vuelto a hacer, y esta vez no llevo la cuenta de los días de ausencia, sólo se que han pasado más de uno... probablemente también más de dos.

He estado liada... ¿Cuela? En cierto sentido es verdad, así que deberías creerme. Creo que por fin estoy empezando a despegar. Me he establecido una rutina que empieza a funcionar, me estoy entregando al yoga y a la meditación y esos pocos ratitos en los que consigo mantener la mente completamente en blanco son oro puro.

Anoche tuve un sueño bastante extraño. No sabría calificarlo como un sueño bonito o una pesadilla porque no se realmente que es lo que quiero. Creo que si se escenificara en la vida real levantaría tanto la ceja que se me enredaría en las raíces del pelo. Sería inesperado y, probablemente, violento. Esto me lleva a una idea que tenía apuntada desde la semana pasada.

¿Cómo diferenciar entre algo que deja marca de algo que deja cicatriz? ¿Qué entendemos individualmente por cada una de esas definiciones? Muchas veces puede entenderse como "marca" algo más positivo, dejar una huella; como "cicatriz", algo más negativo, una muesca de dolor. Hay frases motivadoras que nos lo pintan de esta manera, "se una persona que deje marcas, no cicatrices", pero, ¿acaso dejar una marca no resulta un proceso doloroso como tal? Si es una marca que ha de perdurar, podríamos entenderla por un tatuaje. Somos lienzos en blanco, pero si nos aplicamos pintura como tal, de forma superficial, tarde o temprano es algo que se borra, nuestra propia biología elimina los tintes, sean del tipo que sean; a no ser que recurramos al tatuaje, proceso que resulta doloroso en el momento, pero que terminamos viendo como una marca que nos define, a pesar de que, en un primer instante, es una cicatriz más. Si lo piensas detenidamente, son conceptos bastante ambiguos. Podemos tener marcas que, después de todo, nos evoquen dolor, al igual que podemos tener cicatrices que nos evoquen momentos importantes, memorables, puede que, después de un periodo de tiempo, felices a su modo.

La diferencia entre "marca" y "cicatriz" la impone el tiempo, estoy segura. A parte de nuestra propia percepción de lo que represente dicha palabra. En definitiva, ambas nos acompañarán el resto del camino, tenemos que ser nosotros mismos los que busquemos la definición adecuada.

Todo lo que vivamos día a día nos deja una muesca en algún sentido, crecemos, evolucionamos, reorganizamos esas muescas, marcas, cicatrices; las dotamos de significado, las ordenamos según importancia; aprendemos de cada herida, de cada golpe, lo hayamos elegido o no; se supone que en ello reside la gracia de avanzar.

¿Tú cómo me definirías? ¿Cómo alguien que deja huella o que deja cicatrices?

¿Y tú? ¿Qué crees que dejas en los demás de entre las dos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario