16 abr. 2017

Todos estamos solos

Ayer tenía una leve idea de qué contarte, pero no supe bien como desarrollarla. Preferí poner la noche y un Saludo al Sol de por medio para meditarlo un poco mejor. ¿Y sabes una cosa? Sigo sin tenerla demasiado en claro.

El título es claro y conciso: Todos Estamos Solos. A la hora de la verdad sólo nos tenemos a nosotros mismos. Podemos tener compañía, pero nuestra vida es nuestra, nuestras decisiones son nuestras, No es que estemos solos en términos de soledad y autoexilio, estamos solos con nosotros mismos, y eso a fin de cuentas, no es estar tan desamparado.

Hay ciertas condiciones, como todo en esta vida, pero es contigo mismo con quien vas a compartir todo, es a ti mismo a quien vas a tener que pedir consejo en más de una ocasión a la hora de tomar ciertas decisiones en el camino.

¿Otra oda a la esquizofrenia? No, claro que no. Tampoco digo que busques la manera de desdoblarte y convertir ese clon en tu mejor amigo. Es algo más subjetivo. Es saber llegar a ese punto en el que te conozcas a fondo, te entiendas al 100% y no necesites valoraciones externas para justificar tus actos. Suena sencillo, pero es mucho más complicado de lo que pueda llegar a parecer.

Dedicar nuestra vida a encontrar ese alguien perfecto que nos complemente y nos entienda antes de lograrlo nosotros mismos es una pérdida de tiempo y esfuerzo. Por eso luego nos llevamos los palos y, con ellos, un trocito de desconocimiento que empaña todo el camino ya avanzado. Causa-efecto, acierto-error. Conseguir aprender algo que luego cambia completamente. Básicamente, cuando tienes todas las respuestas, el universo viene a cambiarte todas las preguntas. Una evolución continua sin una meta fija. No hay cabida para desfallecer, simplemente seguir intentándolo, seguir aprendiendo, seguir fallando y seguir acertando; no todo es negativo, no todo es blanco o negro, hay que saber visualizar toda esa gama de grises que queda por medio.

¿Verdaderamente te conoces a fondo? ¿Puedes definirte en unas pocas palabras? Tres, cinco, nueve, las que sean, y que sea una definición realmente acertada. Yo te digo desde ya que no. Depende del día te diría que soy sociable y luchadora, u orgullosa y con carácter, o sensible e inocente... Ya ves, hay variedad, lo que nunca hay es estabilidad, no sería capaz de definirme de la misma manera dos días seguidos. Tengo que seguir conociéndome a mi misma, tengo que seguir sola con mis sentimientos para aprender a buscar a ese compañero perfecto. Aprender de mis errores y aceptarme con y a pesar de ellos para que, el día que alguien haga lo mismo, conocerme y aceptarme, saber que es la persona idónea en mi vida.

Nadie quiere estar solo, pero son etapas inevitables. La lección reside en aprender a estar con nosotros mismos. Conociéndonos completamente seremos capaces de conseguir lo que sea. Sin ataduras, sin remordimientos, sin cargas, volar tan lejos como podamos y nunca estaremos verdaderamente solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario